Competitividad y tipo de cambio

Los analistas apuestan por que el BCE mantenga el precio del dinero

De los 18 miembros que integran el comité de seguimiento del BCE, 12 de ellos apuestan por el mantenimiento del actual precio del dinero en la zona euro. Sólo dos abogan por un nuevo recorte de 25 puntos básicos y los cuatro expertos restantes optarían por una subida de un cuarto de punto en los tipos de interés oficiales.

El llamado Consejo en la Sombra, formado por expertos internacionales, agrupados por los diarios Handelsblatt y The Wall Street Journal, muestra así una opinión similar a la de hace un mes, previa a la última reunión del banco, en la que los tipos se mantuvieron invariables.

'Lo que definirá seguramente un escenario a corto plazo es una recuperación general de la coyuntura y una lenta contención de la inflación', argumenta Thomas Mayer, directo europeo del Deutsche Bank y uno de los expertos que aconsejan mantener los tipos en el mismo nivel.

Los pronósticos del BCE, anunciados en diciembre, apuntan a un crecimiento de sólo el 1,6% para 2004 y del 2,4% para el año siguiente.

Los integrantes del comité de seguimiento son mucho más optimistas. Pronostican que la zona euro crezca un 1,9%.

Pese a que se percibe cierta recuperación, los riesgos continúan. 'Por un lado, hay signos positivos de crecimiento. Pero el euro continúa apreciándose. Hay que esperar y ver', apunta Juan F. Jimeno, de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada.

Respecto a la inflación, los expertos auguran una subida del precio del dinero del 1,7%, en concordancia con los pronósticos del BCE, que prevé un aumento de la inflación de entre el 1,6% y el 1,8% para este año. El objetivo del BCE es tener una inflación 'muy cerca, pero siempre por debajo del 2%'.

La mejora puede ser más sólida de lo previsto

Los partidarios de una subida de tipos esperan un crecimiento mucho más temprano y fuerte que lo previsto por el Banco Central Europeo. Además, pronostican que el euro se debilitará después de que se ponga en marcha una política fiscal más severa como consecuencia de la aplicación del Pacto de Estabilidad. 'Una subida de tipos es necesaria para controlar la inflación por debajo del 2%', afirma Joachim Fels, directo europeo de Morgan Stanley. 'Los indicadores recientes apoyan mi opinión de que la economía creció por encima de la tendencia en el cuarto trimestre y probablemente también lo hará en el primer trimestre de 2004', agrega.

Marro Skreb, antiguo gobernador del Banco Central de Croacia, cree que la revalorización del euro es un argumento fuerte contra la subida de tipos. A pesar de eso, piensa también que la suma de todos los demás factores (inflación, crecimiento, etc.) aconsejan subir el precio del dinero un cuarto de punto. Por su parte, Martin Hüfner reconoce que 'hay un tendencia general a subir los tipos de interés. Más pronto o más temprano, el BCE no podrá mantenerse fuera de esta tendencia'.

Algunos expertos piden otra rebaja monetaria

Los dos expertos que abogan por un nuevo recorte de los tipos de interés argumentan que la fortaleza del euro puede mermar la recuperación económica. 'La notable apreciación del euro y las noticias de que las exportaciones alemanas (el único signo positiva de Alemania hasta ahora) se están desacelerando me hacen confirmar el voto de un recorte de 25 puntos básicos', afirma Francesco Giavazzi.

Además, subraya el hecho de que en Estados Unidos, donde las perspectivas de crecimiento son más optimistas que en Europa, los tipos de interés están más bajos, en el 1%.

'Quisiera recordar que la política de tipos en la zona euro permanece 100 puntos básicos por encima de la de EE UU, donde las condiciones de la demanda son ligeramente diferentes', añade.

La posición de los expertos que abogan por el mantenimiento de los tipos podría cambiar según sea la evolución del euro. Pese a que su opinión inicial es la de mantener los tipos, Charles Wyplosz, catedrático de Economía de Ginebra, recomienda que 'si en enero el euro llega a 1,30 dólares, votaría por un recorte de 50 puntos básicos'.

Los sabios no cambian sus opiniones

La evolución de las distintas economías mundiales en el último mes no ha sido lo suficientemente significativa como para hacer variar las opiniones de los expertos del consejo en la sombra del BCE. Todos ellos, sin excepción, opinan lo mismo que cuando fueron consultados sobre la evolución de los tipos hace un mes. Los indicios que apuntan a la consolidación de la recuperación en Alemania o EE UU han logrado modificar sus opiniones.