Cámara vasca

Batasuna obliga a prorrogar los presupuestos vascos

Sozialista Abertzaleak (SA), sucesor de la ilegalizada Batasuna, ha anunciado su postura en la votación de los presupuestos vascos para 2004. Los radicales votarán a favor de las cuentas sólo en aquellas áreas que están gestionadas por Eusko Alkartasuna por considerar su actitud favorable para solucionar "el conflicto de Euskal Herria". SA votará contra los presupuestos de los departamentos controlados por el PNV.

Sin embargo, el lehendakari mantiene el compromiso de no pactar con los abertzales. Además, pese a las ausencias de Josu Urrutikoetxea (SA), huido de la justicia, y Carlos Iturgaiz (PP), sancionado por manipular el escaño de Mayor Oreja, la oposición sigue siendo mayoritaria con la presencia de 37 miembros frente a los 36 del Gobierno vasco.

Poco antes de iniciarse la votación, el secretario general de los populares vascos, Carmelo Barrio, ha asegurado que Ibarretxe sacará adelante los presupuestos gracias a la "entente cordial entre el PNV y ETA".

El dirigente del PP se refería así al hecho de que las cuentas vascas para el año que viene sólo podrán ser aprobadas si vota a favor o se abstiene alguno de los grupos de la oposición (PP, PSE o SA) o si faltan dos diputados de estas formaciones, lo que daría a los partidos del Gobierno vasco mayoría suficiente.

Ya en el Parlamento, el portavoz del grupo parlamentario del PP, Leopoldo Barreda, ha deseado a Juan Mari Atutxa "feliz año y que termine 2003 cumpliendo la legalidad y las sentencias de los tribunales", a lo que el presidente de la Cámara vasca ha respondido sin pestañear: "es usted lo que se llama un amigo, señor Barreda".

Por su parte, el parlamentario del PSE-EE Víctor García ha reiterado que el rechazo de su formación a los presupuestos está fundamentado en su negativa a "financiar el quehacer de un Gobierno" cuyo objetivo es del de la "suspensión del actual marco jurídico político" y el de hacer "saltar por los aires consensos básicos" logrados hasta la fecha.