Josep Maria Rañé

'Privatizaremos sin prisas y con buenas ofertas'

La necesidad de aumentar las potencialidades entre las empresas, las nuevas tecnologías y las universidades es uno de los ejes básicos del remodelado departamento de Trabajo e Industria. Josep Maria Rañé anuncia que la Generalitat será mucho más activa en política industrial para conseguir inversiones de multinacionales con mayor valor añadido, aunque también pretende proteger el actual tejido industrial y evitar huidas como las de Lear o Valeo.

pregunta Sólo queda la forja gerundense Comforsa como gran empresa pública catalana. ¿Qué postura tiene el nuevo Gobierno sobre futuras privatizaciones?

respuesta Si encontramos grupos inversores en condiciones no descartamos terminar el proceso. Pero lo haremos sin prisas y con buenas ofertas sobre la mesa.

P. La inversión extranjera se ha reducido. ¿Cómo se piensa recuperar?

r. Queremos devolver a Cataluña el carácter de comunidad puntera dentro de España, como lo fue en el tema industrial. Evidentemente, ahora no se puede hacer exclusivamente con la industria. Queremos multinacionales que aporten valor añadido. Nosotros tenemos un programa que incide por una parte en un mayor peso de las infraestructuras, con la construcción de un eje ferroviario transversal que permita, por ejemplo, el transporte de mercancías. Esto ayudará a las nuevas inversiones, pero las que dependen de costes baratos seguirán deslocalizándose. En definitiva, buscamos inversiones de multinacionales que permitan modernizar el nivel en nuevas tecnologías y que aumenten la colaboración con las universidades. Esto tiene que venir acompañado con la necesidad de mantener la tradicional red del tejido industrial que hemos heredado. En cualquier caso, queremos reducir, en la medida que sea posible, los monocultivos industriales y dinamizar los proyectos logísticos.

P. Después de la reciente sentencia sobre el Forcem, ¿cuál es el camino a seguir?

r. La sentencia del Tribunal Constitucional es buena para nosotros, pero no nos da dinero. Es un aviso definitivo para el Gobierno central, que debe cumplir obligatoriamente las decisiones judiciales. Ahora, lo que tenemos que hacer es sentarnos y hablar.

P. En el ámbito energético, las relaciones con Endesa no han sido fluidas...

r. El hecho de que Endesa Red esté en Barcelona es una buena noticia. Nos parece interesante también porque aumentará la sensibilidad necesaria para mejorar el servicio, aunque somos conscientes de que esto no es garantía para que mejore el servicio rápidamente.

P. ¿Es normal que el presidente de Fomento, Joan Rosell, sea a la vez el representante de Endesa?

r. La figura de Rosell debería permitir entendernos bien. Las personas podemos ayudar a que las entidades tengan buenas relaciones...

P. ¿Y con Gas Natural qué puede pasar?

r. Impulsaremos la finalización del programa gasístico, que va muy poco a poco, a pesar de los grandes esfuerzos que me consta que ha hecho la empresa en aumentar el tramado de la red. El gas abre la posibilidad de diversificar las energías.

P. La oposición socialista se quejó de las prórrogas en inspección técnica de vehículos a Agbar.

R. Sí. Hemos criticado antes de llegar al Gobierno el proceso de renovaciones y adjudicaciones de algunos servicios del Ejecutivo saliente, como la privatización del Laboratorio General de Ensayos y otras cosas. La Administración seguirá vigilando las normas de las concesiones para evitar efectos negativos sobre los ciudadanos y la competencia. Pero no existe ningún tipo de persecución. Tampoco descartamos denunciar la prórroga de la inspección técnica de vehículos, pero hay que hacerlo después de estudios jurídicos muy bien documentados.

La Administración catalana ha realizado el primer relevo en 23 años. El nuevo titular de Trabajo contempla la nueva singladura con dos objetivos clave: volver a ser referencia para la inversión industrial y potenciar las infraestructuras para empresas.

Un traspaso de poderes consumado por Internet

Josep Maria Rañé se enteró a última hora del viernes 19 de diciembre de su nombramiento. Pero su bagaje en UGT en varios periodos y cargos le asegura una larga experiencia. A la celeridad de su nombramiento hay que añadir un sobresaltado traspaso de papeles, en solitario. 'Tengo todos los papeles que me han dejado aquí', comenta mostrando dos carpetas de apenas 10 centímetros de grosor. 'Además, la mayor parte son páginas reproducidas de Internet y decretos de constitución de 2000 y 2002. Cuando tenga el secretario, le pasaré esto y una relación de dónde están los locales'.

Rañé ha cambiado la sede del departamento, que ha vuelto al antiguo edificio de Trabajo de la calle Sepúlveda de Barcelona. Con todo, mantendrá varios despachos de Industria y Energía en el Palau Robert de la Diagonal, que albergará el Departamento de Comercio.