Las rentabilidades medias del año están frenadas

La rentabilidad media acumulada en 2003 por los fondos registrados para venta en España que invierten en las zonas geográficas del cuadro adjunto es de 7,18%, inferior, por tanto, al 8,73% de la semana anterior.

Los principales descensos de rentabilidad media se producen en algunos de los mercados que mayores rentabilidades han estado acumulando en semanas pasadas: Brasil, Asia (sin Japón), Asia-Pacífico, Gran China o Latinoamérica. En cualquier caso no hay grandes cambios en la rentabilidad media por activo ni por zona geográfica, en un ambiente de optimismo de los mercados de renta fija y variable. En este último se mantiene la trayectoria alcista, por lo que no retroceden las rentabilidades acumuladas ni en la eurozona ni en sus países componentes.

A pesar de que continúan publicándose datos optimistas sobre la marcha actual de la economía norteamericana, la renta fija está teniendo un buen comportamiento, con reducción del TIR de la deuda pública de los EE UU a diez años desde el 4,33% de finales de noviembre al 4,15% actual.

El único elemento importante de inestabilidad continuó siendo la depreciación del dólar frente al euro y, en menor medida, frente al yen que hace que la rentabilidad de los fondos que invierten en activos denominados en dólares muestren rentabilidades negativas, pues en la mayor parte de los casos la subida del precio del activo se queda anulada por el efecto de depreciación de la moneda. Así, la rentabilidad media acumulada en 2003 por los fondos que invierten en renta fija de EE UU es de -13,73% frente al -12,96% de la semana anterior. Lo mismo ocurre con los fondos monetarios en dólares que pasan de -13,85% a -14,81%.

Lo más llamativo de este final de año es el comportamiento de las Bolsas que siguen acumulando fuertes revalorizaciones adicionales a las ya conseguidas en el segundo y tercer trimestre lo que está llevando a los índices a porcentajes de subida superiores al 40%. La explicación de que los bonos sigan subiendo de precio a pesar de que las economías parezcan estar en franca recuperación tiene mucho que ver con la pendiente de la curva de tipos. La inversión en deuda pública de EE UU a diez años, con TIR superior al 4%, pueden financiarla los bancos de ese país al 1% en el mercado interbancario. Ese diferencial superior a un 3% es lo bastante atractivo como para permitir que los tipos de largo plazo se mantengan contenidos en los niveles máximos que alcanzaron a primeros de noviembre. Otro tanto sucede con la deuda publica de los países de la eurozona, aunque aquí el diferencial no sea tan ventajoso y vaya 'sólo' desde el 2% del coste de financiación al 4,24% de la deuda española, por ejemplo, a diez años.

Dado el actual comportamiento de las principales divisas (dólar, euro y yen) parece claro que, si se exceptúan las monedas exóticas, la inversión en euros es la que está dando mejores resultados, en ese juego a tres bandas en el que el dólar se deprecia frente al yen que, a su vez, se deprecia frente al euro. Siempre y cuando las Bolsas europeas sigan subiendo al ritmo que lo hacen actualmente.

Las pérdidas en renta fija estadounidense se amplían del 12,96% al 13,73%