El número de hogares suscritos, lejos de la media europea

Se han abonado un 9,2%

Los operadores españoles de cable han conseguido arañar un número importante de nuevos clientes, pero no los suficientes para alcanzar la media europea. En España sólo un 9,2% de hogares se han suscrito a los servicios de cable, mientras el porcentaje medio de la UE se eleva al 23%.

Los últimos datos que comparan la situación del cable en España con Europa son de 2002 y fueron presentados la semana pasada por Sedisi y el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Según el estudio La Métrica de la Sociedad de la Información, con un 9,2% de hogares españoles abonados a los servicios de cable se está todavía lejos de la media europea, el 23%, aunque ha de tenerse en cuenta que esta cifra está condicionada por la gran penetración del cable en Alemania, que alcanza 18.308.000 abonados.

Un portavoz de la Asociación de Operadores de Cable (AOC) asegura, no obstante, que este dato cambia radicalmente si 'nos fijamos en los hogares suscritos al cable respecto los hogares pasados. En este caso, el porcentaje se eleva en España hasta el 35%', lo cual demuestra el grado de aceptación de los usuarios por los servicios que ofrecen estos operadores.

Este mismo portavoz explica que donde sí puede haber retraso en España frente a Europa es en el grado de despliegue de las redes de cable, por razones, dice, hechas públicas en múltiples ocasiones: la dificultad para conseguir licencias de obras para el desarrollo de la red por parte de algunos ayuntamientos y por el propio recelo de los accionistas, que en momentos de incertidumbre frenaron la inversión.

Otro dato comparativo entre España y Europa es el relativo al gasto en servicios de cable por hogar abonado. Según el estudio citado, el nivel de tarifas en España es una de las más elevadas del Viejo Continente. Al menos frente a Alemania, Francia, Italia, Portugal y Reino Unido. El informe muestra que el mercado más desarrollado, que es Alemania, presenta un consumo de 142 euros/año por abonado, que es la cuarta parte del español (580 euros/año). Y el gasto en servicios de cable en España no difiere mucho del de Italia, donde el cable tiene una presencia casi testimonial.

Según el estudio, a priori la explicación es que a menor o más reciente desarrollo del cable mayores son las tarifas. Pero ello no explicaría el gasto en el Reino Unido (282,6 euros/año), lo cual hace pensar que también afecta al precio el mayor o menor éxito del cable como red alternativa en un mercado en el que debe enfrentarse con rivales como los operadores de telefonía o televisión por satélite.

Pros y contras de las redes de acceso de banda ancha

l Una de las ventajas del cable frente al ADSL es la capacidad del primero por proporcionar servicios de televisión desde el primer día. La limitación del ADSL, a día de hoy, es que sólo puede ofrecer uno o dos canales simultáneamente, según destacaba el Ministerio de Ciencia y Tecnología en un informe presentado recientemente.

l El ADSL no tiene limitaciones importantes cuando se incrementa el número de abonados servidos, aunque pueden surgir problemas cuando las centrales están lejos del usuario. El cable funciona bien, siempre que la red esté adaptada al número de clientes a los que da servicio.

l El atractivo de la inversión en las redes de cable se reduce a medida que lo hace la densidad de población.

l El cable permite prestar sin limitaciones uno de los servicios más demandados actualmente por las empresas: las redes privadas virtuales. El informe sobre acceso a la banda ancha de Ciencia y Tecnología apunta que el ADSL ofrece esta misma opción, pero con capacidad limitada.