La mayoría de las empresas aumenta el pago por objetivos a la dirección

Tiempos turbulentos para la retribución. Las empresas optan, y así lo seguirán haciendo en 2004, por el pago por resultados para incentivar a sus profesionales, según explica un estudio elaborado por la consultora Towers Perrin.

La mayoría de las principales multinacionales disponen de planes de incentivos mundiales para los directivos, estructuras de retribución globales, programas de planes de acciones sobre opciones y de formación internacionales, así como un sistema a nivel mundial de identificación de talento. Esta es una de las conclusiones que se incluye en el estudio Remuneración total en el mundo 2003-2004, elaborado por la consultora Towers Perrin.

El informe pone de manifiesto que, a lo largo de los dos últimos años, el entorno mundial en el que se desarrolla la estrategia de compensación y beneficios sociales que las empresas ofrecen a sus empleados ha variado notablemente como consecuencia de la ralentización de la economía, la caída de las Bolsas de valores y la entrada en vigor de nuevas regulaciones y directrices para el buen gobierno y la gestión empresarial.

Las tendencias mundiales de retribución reflejan en el estudio esta turbulencia. Mientras que en la mayoría de los países, la media del salario fijo ha crecido durante 2003, un número cada vez mayor de empresas ha impuesto la congelación salarial o ha concedido una revisión anual sólo a una parte de sus empleados.

Por otro parte, los bonos por objetivos se han incrementado, pero realmente los incentivos cobrados han sido menores en muchos casos. En este sentido, continúa el informe de Towers Perrin, los bajos precios en los mercados de valores han contribuido a la disminución del importe de los incentivos a largo plazo en varios países, especialmente en Estados Unidos.

En cambio, en Europa se observa una mayor consistencia en los niveles salariales como resultado de la implantación del euro, un mayor conocimiento de los niveles salariales entre los diferentes países y el incremento de la movilidad de los trabajadores.

El concepto de pago por resultados se está extendiendo a medida que las empresas responden a las presiones de costes con una remuneración más estrechamente ligada al desempeño individual y de la compañía. El estudio refleja que los incentivos a largo plazo, en especial los planes de opciones sobre acciones, son una práctica habitual para puestos directivos. Incluso en países como Alemania, Francia o Japón, donde este sistema ya se utilizaba, se están concediendo mayores niveles de incentivo.

También prevé una menor presencia de los planes de opciones sobre acciones en la medida en que comienzan a ser percibidas por los empleados como un gasto contable.

La retribución variable se extiende a los contables

La retribución variable, cada vez presente en más países, se ha extendido a puestos inferiores de la organización como contables y operarios de producción. Los directivos también reciben retribución en especie: revisión médica anual, coche de empresa, pertenencia a un club, gastos de representación, vacaciones, préstamos a bajo interés y teléfono.