Oferta

La CAM también presentó una oferta por el Banco Atlántico

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) confirmó ayer que, finalmente, presentó una oferta por el Banco Atlántico el pasado viernes 5, con lo que se sumó así a la puja en la que participan Banco Sabadell, Caixa Geral, Barclays y Unicredito.

Fuentes de la entidad dijeron ayer que 'estamos en condiciones de afirmar que sí hemos presentado una oferta por el Atlántico'. De esta manera, la CAM es la cuarta entidad que admite que compite por el Atlántico, después de que lo hicieran la Caixa Geral de Portugal, el Unicrédito de Italia y el Sabadell. Todos lo hicieron las semana pasada y el banco catalán lo comunicó oficialmente a la CNMV.

Hasta el momento, la única información sobre los montos de las ofertas presentadas fue publicada el lunes por el Financial Times de Londres. Fuentes cercanas a la subasta dijeron al periódico británico que Sabadell y Caixa Geral han formulado sendas ofertas de alrededor de 1.550 millones de euros cada una. Se trata de una cifra ligeramente menor a los 1.650 millones de euros en los que ha valorado al Atlántico su principal propietario, Arab Banking Corporation (ABC), que posee el 67,5% de las acciones de la entidad española.

La entidad valenciana es la cuarta que admite una oferta por el Atlántico

El resultado de la subasta que se conocerá tras la reunión que celebrará el consejo de ABC el próximo 20 de este mes, deberá notificarse a la Comisión Europea, informa desde Bruselas Bernardo de Miguel.

Sobre todo si el ganador de la puja es alguna entidad con domicilio en otro país de la Unión Europea. El volumen del negocio de las firmas que pujan por el 67,5% del banco español superaría con creces el umbral que otorga la última palabra a la Comisión Europea (CE). Si, por ejemplo, Caixa Geral se hace con el Atlántico, el carácter público de la entidad portuguesa merecería un escrutinio especial por parte de las autoridades comunitarias de Competencia.

El Tratado de la Unión, en principio, es neutral a la participación pública en el accionariado de las empresas Pero desde hace tres años la CE se ha visto forzada a poner especial atención a las posibles connotaciones de la política de ayuda de Estado incluso en la verificación de las fusiones empresariales. El Tribunal de Justicia de la UE anuló una decisión de la Comisión en una operación que involucraba a tres empresas del sector del carbón en Alemania porque Competencia obvió el estudio del posible beneficio obtenido por una de ellas en la privatización de otra compañía por el simbólico precio de dos euros. Toda la operación recibió finalmente, cuatro años más tarde, el visto bueno de Bruselas.

Además, otras compras de empresas públicas por privadas no han recibido ninguna objeción de la CE. Entre los casos más importantes que se pueden mencionar, se encuentra el del monopolio eléctrico francés æpermil;lectricité de France y de la empresa de correos alemana Deutsche Post, que han ampliado su cartera de activos sin encontrar ningún tipo de impedimentos por parte de Bruselas.