CincoRed

Las tecnológicas inician la conquista de la música 'on-line'

Los últimos meses de 2003 han sido movidos para el negocio de la música en Internet. Apple lanzó en octubre la versión para PC de su alabada tienda de música, Itunes, y días antes abría Napster 2.0, renacido de sus cenizas de la mano del fabricante de software Roxio.

Los últimos meses de 2003 han sido movidos para el negocio de la música en Internet. Apple lanzó en octubre la versión para PC de su alabada tienda de música, Itunes, y días antes abría Napster 2.0, renacido de sus cenizas de la mano del fabricante de software Roxio. En las últimas semanas un torrente de grandes empresas han reconocido su intención de entrar en este negocio para el próximo año: Microsoft, Sony, Dell (ésta se ha arrimado al servicio Music Match) y la misma HP, que lo anunció hace dos días.

Hasta hace poco las posibilidades para comprar música digital en Internet eran muy limitadas. Las grandes discográficas probaron con poco éxito sus negocios digitales como Press Play (Sony y Universal) y Music Net (Warner, Bertelsman y EMI). Pero en los últimos meses nuevos protagonistas se han lanzado a la arena. Los servicios actuales más renombrados están en manos de empresas tecnológicas como Itunes (Apple), Napster 2.0 (Roxio), y Rhapsody (Real Networks). Y si los anuncios se cumplen próximamente, veremos una cascada de nuevos servicios abanderados por fabricantes de tecnología.

æpermil;xito de Apple

La música puede convertirse de esta manera en el pretexto perfecto para relanzar la electrónica de consumo de algunas compañías. A la empresa de Steve Jobs parece que le ha funcionado. La mitad de los 1,6 millones de Ipod (reproductor de la dimensión de una baraja donde caben más de 5.000 canciones) vendidos por Apple se despacharon en los seis meses siguientes a la apertura de su tienda de música.

El resto de competidores en liza han seguido la estela. Napster 2.0 ha prestado su nombre a un reproductor de Samsung, diseñado para funcionar con el servicio. Y Dell ha firmado un acuerdo con la tienda Music Match para promocionar sus dispositivos.

El negocio de la música online es duro, porque los márgenes son ajustados. Las descargas de canciones se venden en casi todas las tiendas a 99 centavos y en Itunes, por ejemplo, las discográficas se llevan 70 centavos de cada canción. 'No creo que esperen hacer dinero con las tiendas de música', dice a Bloomberg Richard Chu, analista de SG Cowen Securities, quien sospecha que han entrado en el negocio 'no para hacer dinero con la música, sino con las tecnologías aledañas'.

El gigante de la electrónica Sony ha asegurado que montará uno de estos servicios el año que viene. Por su parte, HP ha anunciado que fabricará su primer reproductor portátil, y por boca de su directivo Peter Appl ha reconocido que buscará algún servicio al que asociarse o abrirá su propia tienda. De lo que se trata es de entrar en un mercado de electrónica de consumo donde los márgenes son mayores que los PC.

Tiendas como Amazon o el sitio de Internet de Wall Mart ofrecerán descargas, pero la música digital es un pastel pequeño para muchos. Y ya surgen advertencias sobre la posible existencia de una burburja en este negocio. Josh Bernoff, analista de Forrester, cree que en un año habrá una consolidación del sector y el número de jugadores será mucho más reducido.

Ingresos 66 millones este año y más de 180 millones en 2004

Pago por uso Los servicios de música digital se han organizado en torno a modalidades de suscripción mensuales, como Music Net; venta de descargas, como Itunes o Music Match, y servicios que combinan ambas opciones, como Rhapsody o On Demand Distribution. Un aspecto esencial son los usos permitidos sobre la música, los consumidores 'quieren la misma flexibilidad y portabilidad a la que se han acostumbrado', señala un informe de Jupiter Research, y esta flexibilidad de usos en Itunes parece una razón de su éxito.

Competir con el rey CD Las descargas tendrán que competir con el decadente disco compacto. Las previsiones son que la música digital mueva a final de este año 66 millones de euros (suscripciones y descargas) y que para el año que viene se triplique la suma. En 2008 representará en torno al 12% del gasto total en el sector, según la estimación de un reciente estudio de Jupiter Research.

Dos áreas de ventas crecientes

Mientras las ventas de discos compactos han caído un 30% en los últimos tres años, EE UU y Europa siguen caminos dispares en el negocio musical.

Estados unidos

Tiendas como Music Net, Rhapsody, Music Match o Napster 2.0 sólo están operativas en Norteamérica. En este caso, el servicio Itunes de Apple aventaja a sus competidores por haberse adentrado en Europa. Según los expertos, la gestión de licencias con las discográficas frena el desarrollo global de esta actividad. Sólo en EE UU, según datos aportados por la consultora Ipsos, durante el primer semestre de 2003 se duplicó el número de compradores de música online.

Europa

El único servicio paneuropeo pertenece a la británica On Demand Distribution (OD2), que pone la infraestructura para contenidos de Virgin, Fnac, Los 40 Principales o MTV. Lo más probable es que en Europa se desarrollen servicios locales en cada país, señalan los analistas.