Transportes

Barcelona invierte 50 millones en nuevas terminales de cruceros

El puerto de Barcelona quiere seguir apostando fuerte por el turismo de cruceros. La autoridad portuaria de la capital catalana, gestora de las instalaciones, invertirá entre 50 y 57 millones de euros en la construcción de dos nuevas terminales y en la mejora de otras tres para atender así la demanda de las operadoras de cruceros.

Durante esta temporada, el puerto ha superado el millón de pasajeros, lo que supone un crecimiento del 23% frente a los turistas que el año pasado visitaron la ciudad embarcados en estas naves de recreo. Por su parte, el número de escalas ha crecido un 13% y se ha situado en 716. Pero las cifras van en aumento. Para el próximo año ya están comprometidas unas 650 escalas. En los últimos años, Barcelona ha logrado situarse como primer puerto en tráfico de cruceros del Mediterráneo y en la duodécima posición en la clasificación de puertos con mayor volumen de embarcaciones de cruceros. Los caribeños, con el de Miami (Estados Unidos) y Cozumel (México) a la cabeza, lideran este ranking.

Las futuras instalaciones se localizarán en el muelle adosado (donde están en funcionamiento la terminal A y la B y en proyecto la C, D y E). Esta ubicación contará con una línea de atraque de 1.680 metros continuada y capacidad para estacionar a la vez hasta cinco grandes buques de 300 metros de eslora.

El primero de los espacios que se remodelará será la terminal B. Los trabajos se iniciarán en breve y no estará operativa hasta abril de 2005. El presupuesto asciende a nueve millones de euros y permitirá acoger embarcaciones hasta de 3.600 pasajeros en una superficie de 7.000 metros cuadrados. En 2005 también entrará en funcionamiento la terminal E, que gestionará la compañía Costa Cruceros y está presupuestada en 24 millones. Los trabajos definitivos de las terminales C y D no comenzarán hasta 2005. El coste previsto para cada una de ellas oscila entre 7 y 10 millones de euros. Las terminales marítimas Norte y Sur ubicadas en el World Trade Center continuarán acogiendo estas embarcaciones, así como la terminal A en la que no se prevé ninguna actuación.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Joaquim Tosas, pronosticó que el incremento de capacidad de las instalaciones permitirá al puerto superar los dos millones de pasajeros en un plazo de seis años y superar los 2,5 en 2015. 'Tenemos mucho potencial de crecimiento. El Mediterráneo todavía es un mercado poco maduro', explicó Tosas. En su opinión, el parón de pasajeros norteamericanos a raíz de los atentados del 11 de septiembre se ha visto compensado por el crecimiento interés de los europeos por esta forma de viajar. Además, cerca de 180.000 de los viajeros que hicieron escala en el puerto de Barcelona eran españoles. El público nacional supone el 18% de los clientes de compañías como Royal Caribbean en sus rutas por el Mediterráneo, y el 100% de españolas como Pullmantur o Travelplán.

Las cifras

92 millones ingresa la ciudad de Barcelona gracias al turismo de cruceros, mientras que las zonas cercanas a la capital ganan 45.

3.600 líneas de cruceros utilizan el puerto de Barcelona. Entre ellas, las de Princess Cruises, Royal Caribbean o P&B Cruises.

49 pasajeros son capaces de transportar los grandes transatlánticos.