Reorganización

Agut asume la presidencia de Endemol y Faura le sustituye al frente de Terra

Telefónica ha culminado su nuevo modelo organizativo, que presentó a finales de septiembre su presidente, César Alierta. Hoy, la Comisión de Retribuciones y Nombramientos del Consejo ha designado a Joaquín Agut, hasta hoy presidente de Terra, para llevar las riendas de la productora Endemol. Su vacante en la filial de Internet será asumida por Joaquín 'Kim' Faura Batlle, hasta ahora director general de Marketing, Medios y contenidos de la matriz.

Tras hacerse Telefónica con la mayoría del capital de su filial mediante la OPA que lanzó hace ahora 6 meses, se esperaban cambios en la cúpula y el modelo de negocio. Los analistas de Renta 4 han recordado sus previsiones de que la integración de Terra llevase aparejada la salida de Agut y siguen apostando, a medio plazo, por la venta de Lycos. En cuanto al impacto de los valores en el mercado, se mantendrían aún fuera de la filial y creen que no tendrá efectos sobre la matriz.

Volviendo a la drástica remodelación de Alierta, éste aseguró hace dos meses y medio que su objetivo es aumentar la coherencia del grupo para adaptar mejor su gestión a la realidad. Para ello, se centra en los negocios esenciales y más rentables: Telefónica Móviles, Telefónica de España y Telefónica Latinoamérica.

TELEFÓNICA 4,90 0,49%

Con estos tres ejes, se equiparan en lo venidero una unidad de filiales, de nueva creación, que englobará a TPI, Endemol y Contenidos. Asimismo, se establecen dos unidades a ese mismo nivel: una encargada de Desarrollo, Planificación y Regulación, y otra de Finanzas y Recursos compartidos. La nota del grupo califica el conjunto de centro corporativo "simple y ligero".

El Consejo ha decidido, por otra parte, mantener como director general adjunto al presidente a Francisco de Bergia, que seguirá ostentando las mismas funciones. Sin embargo, en el nuevo esquema de Alierta, no todos los cargos relevantes de la etapa anterior, ni todos los negocios, han tenido cabida. El antiguo consejero delegado de Telefónica, Fernando Abril-Martorell, vio el 24 de septiembre cómo su figura en el árbol del grupo desaparecía, engarzándose el que fuera su cometido durante tres años a las tareas de la propia presidencia. También cayó la filial de medios Admira.