UMTS

Hutchison retrasa un año sus objetivos para UMTS

Hutchison es la única compañía que está dando telefonía de tercera generación UMTS al gran público y sus resultados no están siendo los previstos. El conglomerado de Hong Kong ha tenido que retrasar un año los objetivos que pretendía alcanzar en el Reino Unido, debido a las dificultades y a la falta de respuesta de los clientes.

La operadora abrió sus primeras tiendas en marzo de este año y preveía llegar al millón de usuarios antes de 2004. En agosto tenía 155.000 abonados y la previsión del millón de clientes se ha trasladado a antes de 2005.

Uno de los factores que ha contribuido al retraso es la falta de terminales. Hutchison reconoce que el último modelo de los terminales de alta velocidad de NEC no llegará en grandes cantidades antes de Navidades.

La operadora, sin embargo, no desfallece y confía en su éxito. '¿Qué son nueve meses en un plan de negocio de 25 años?', se pregunta su director general.

Vodafone no descarta lanzar una opa sobre Vivendi

No es su primera prioridad, ni siquiera la segunda, pero Vodafone no descarta lanzar una opa sobre Vivendi. Así lo reconoció ayer su consejero delegado, Arun Sarin, en un encuentro con periodistas en Londres. El interés del líder mundial del móvil no está realmente en Vivendi, sino en la filial francesa de telefonía móvil, SFR, de la que ambos son socios. Vodafone es accionista minoritario, con el 44%, y Vivendi manda con el 56%. La compañía británica ha intentado en varias ocasiones hacerse con el control de SFR, pero la francesa se lo ha impedido, no en vano es su filial más grande y más rentable. Ayer, Sarin volvió a poner el tema encima de la mesa. 'Porque tenemos el 44%, porque podemos añadir valor, estamos deseando pagar un precio justo' por SFR. Y, si esto no es posible, siempre queda la opción de lanzar una opa sobre la matriz. Hacer una oferta por Vivendi 'no es la primera preferencia, ni tampoco la segunda, pero no se puede descartar'. Aunque la medida pueda parecer desproporcionada, no se puede olvidar que Vodafone compró Mannesmann para hacerse con dos operadoras.