Fraude

Yukos, acusada de evadir impuestos por 4.200 millones

Las dificultades de Yukos van en aumento. A los problemas acumulados por la petrolera rusa en el último mes, se añadió ayer la acusación, inmediatamente desmentida por la compañía, de que debe al fisco unos 5.000 millones de dólares (unos 4.200 millones de euros) en concepto de pago atrasado de impuestos e intereses, según la agencia Interfax.

'La reclamación es completamente improcedente', dijo un portavoz de la petrolera. 'La cifra no tiene ningún sentido', afirmó.

El ministro de Hacienda ruso ha calculado la factura basándose en las infracciones cometidas por Yukos entre los años 1998 y 2003, y ha enviado la información a la fiscalía. Ninguna fuente oficial quiso confirmar si esa documentación existe realmente.

Esta acusación se suma a la que mantiene encarcelado al ex presidente de la petrolera, Mijail Jodorkovsky, sobre el que pesan cargos de fraude y evasión fiscal. La fiscalía ha inmovilizado una participación del 40% en Yukos para evitar movimientos de las acciones.

Los expertos consideran que la acusación de evasión de impuestos ha podido ser la causa por la que Sibneft decidiera el pasado viernes suspender el proceso de fusión con Yukos.

Sin embargo, el grupo Menatep, que tiene el 44% de las acciones Yukos, difundió ayer un comunicado en el que expresa su intención de seguir adelante con la fusión. Menatep está controlada por Jodorkovsky. Fuentes consultadas por Reuters sostienen que accionistas de Yukos y de Sibneft negocian el reparto de puestos en el consejo.