Tercer trimestre

Ono pierde un 60% menos por los ingresos y las plusvalías

El operador de cable Ono ha recortado un 60% sus pérdidas en el tercer trimestre del año, hasta situarlas en 19,79 millones de euros. La clave de la reducción está en el aumento de los clientes, que han generado mayores ingresos, el drástico plan de ajuste de costes, los menores intereses por la deuda y las ganancias financieras extraordinarias.

Así, los ingresos crecen un 45,78% y los gastos se contienen, lo que permite que el Ebitda se multiplique por más de seis. A partir de ahí, Ono saca partido a la recompra de la deuda, que reduce el pago de intereses, y a unos ingresos financieros de 6,1 millones por diferencias de cambio. Las pérdidas netas suman 19,79 millones, frente a los 49,63 millones del mismo trimestre de 2002.

A pesar de que ya está en rentabilidad operativa, Ono ha seguido consumiendo caja en abundancia este trimestre. En concreto, son 20,7 millones menos en tres meses. La deuda a largo plazo, que se había reducido en el primer semestre, ha vuelto a repuntar en el trimestre y asciende a 929,7 millones.