Oferta

La banca recela de que un banco público portugués pueda quedarse con el Atlántico

El Atlántico se ha convertido en un banco clave para los planes de expansión de seis entidades financieras que quieren crecer en España. Dos de los pujadores son españoles: el Sabadell y la Caja del Mediterráneo. Los otros cuatro son extranjeros: el británico Barclays, el italiano Unicredito, el belgaholandés Fortis y el luso Caixa Geral.

La pugna por quedarse con este banco mediano, con 288 oficinas, es lógica. Es el único mediano en venta.

El próximo día 5 las entidades interesadas en el Atlántico presentarán sus ofertas vinculantes. La proximidad de las fechas ha aumentado el nerviosismo entre los bancos.

Y es que el Atlántico puede abrir las puertas a la banca española en otros países. 'El Atlántico podría ser una baza a jugar por las autoridades para que se facilitara la entrada de empresas españolas en los países cuyos bancos quieren pujar por él ', señala un alto directivo bancario.

Otro destacado ejecutivo conocedor del proceso de negociación del Atlántico insiste. 'Nadie puede obviar la importancia estratégica de esta venta. El sistema financiero de un país es muy importante, y si aquí se abren las puertas a la compra de bancos medianos por parte de entidades extranjeras, lo lógico es que haya una contrapartida para que la banca española puedan entrar en otros Estados europeos'.

Uno de los pujadores es el italiano Unicredito. Su apuesta por España ha vuelto a poner sobre el tapete el también interés español en la banca italiana. El grupo Santander cuenta con el 7,7% del Sanpaolo-IMI. Además, tiene un banco especializado en la banca al consumo, Finconsumo. La idea del Santander es seguir creciendo en este país.

Lo mismo le sucede al BBVA, que posee el 14,9% de la BNL, con el que ha creado una filial de crédito al consumo. Pero el BBVA pretende seguir creciendo en Italia, aunque su legislación es muy estricta y no le deja aumentar su participación en BNL. El BBVA, con el 24,5% del Atlántico, ya intentó fusionarse con Unicredito, ahora pujador del Atlántico. Pero trabas políticas lo impidieron.

Caixa Geral, que posee en España un pequeño banco, el Simeón, está apostando fuerte por el Atlántico. El escollo es que Caixa Geral es un banco portugués público y para poder comprar el Atlántico ha decidido ampliar capital en 400 millones. Pero los bancos, cajas y sindicatos recelan de que una entidad pública extranjera se quede con este banco privado.

Todas las fuentes consultadas por este periódico coinciden en señalar que 'si se le está poniendo tantas trabas a las cajas para optar por el Atlántico, con qué justificación se deja entrar a un banco público en el Atlántico'. El Gobierno español tampoco ha escondido sus reticencias ante la posibilidad de que un banco público extranjero se quede con el Atlántico.

Ofertas Diferentes detalles de la operación

l El Atlántico cerró los nueve primeros meses con un beneficio atribuido de 44,7 millones de euros, con un crecimiento del 5,65%. Cuenta con un balance de 8.946 millones de euros, 288 oficinas y 2.690 empleados.

l Arab Banking Corporation (ABC) es el principal accionista del Atlántico, con el 68,5%. ABC quiere vender esta participación a finales de diciembre. El BBVA, con el 24,5%, y Allianz, con el 5,25%, también están dispuestos a vender. El comprador debe realizar una opa por el 100% del capital del Atlántico.

l Las ofertas no superan los 1.500 millones por el total del capital, cifra inferior a los 1.650 millones que pedía inicialmente ABC sólo por su participación.

l De los seis interesados en el Atlántico, Unicredito y Fortis son los únicos que no cuentan con licencias bancarias en España. Aunque Fortis conoce el mercado español a través de su socio en seguros La Caixa y realiza banca privada y de inversión en el mercado español.