Pacto de Estabilidad

Aznar exige igual trato para todo el que incumpla el Pacto de Estabilidad

El presidente del Gobierno español, José María Aznar, hizo ayer en Londres una encendida defensa del Pacto de Estabilidad y reclamó que todos los países reciban el mismo trato en caso de incumplimiento, aunque manifestó sus dudas al respecto.

Estamos viviendo la paradoja de que aquellos que establecieron las normas ahora no las cumplen', dijo Aznar, en clara referencia a Alemania y Francia, que han incumplido el Pacto de Estabilidad, en unas jornadas organizadas por The Wall Street Journal. El presidente añadió que la postura de estos países ponía en peligro la credibilidad de la UE y reclamó el cumplimiento de los tratados y que se recupere el espíritu logrado en Lisboa hace tres años.

El mandatario se refirió también a las negociaciones para poner en marcha la Constitución europea y señaló que era necesario mantener el consenso logrado en el Tratado de Niza frente al texto propuesto por la Convención europea, que, en su opinión, no debería haber realizado ningún cambio.

'Si alguien quiere un sistema diferente, habrá que hacer una revisión y lograr el mismo consenso que se obtuvo en Niza', subrayó.

El presidente aprovechó la visita para reunirse por la tarde con el primer ministro británico, Tony Blair, en la residencia oficial de Downing Street para intentar acercar posiciones en las negociaciones de la Constitución europea, cuestión en la que ambos Gobiernos tienen posturas diferentes. En la rueda de prensa posterior Blair dijo que era importante que se lograra un acuerdo que protegiera los intereses de ambos países, sin dar más detalles.

En las jornadas organizadas por The Wall Street Journal, también intervino el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, que dijo no estar especialmente preocupado por el nivel de inflación en la eurozona. Según Trichet, la inflación se está viendo afectada por los altos precios de los alimentos y del combustible, y por la introducción de impuestos indirectos en algunos países, pero esta situación no debería durar.

España reclama su lugar en el G-8

Aznar habló en Londres de la evolución de la economía española y destacó el crecimiento del 2,4% en el último trimestre 'dos puntos por encima de la media europea' . 'Además', añadió, 'no tenemos que discutir qué se hace con el déficit, sino con el superávit'. El presidente mantuvo que España es la octava economía más importante del mundo y 'habría que empezar a preguntarse cuándo entraremos en el G-8'.