Turismo

Los propietarios se resistirán al plan balear de demolición de hoteles

El Consejo de Baleares contempla en su Plan Territorial de las Islas una propuesta que establece la demolición de 20.000 plazas hoteleras ya obsoletas y situadas en primera línea de playa y la construcción de otras nuevas en zonas más alejadas del mar. El objetivo se centra en modernizar la oferta turística y eliminar el deterioro visual de determinadas zonas de la isla.

La medida, todavía en estado embrionario, ha levantado ampollas entre algunos hoteleros y ha abierto un claro debate en la industria turística. La patronal de las islas pedirá explicaciones a las autoridades y reclamará una aclaración en torno a la fórmula legal que pueda poner en práctica esta posible modernización de la planta hotelera.

Pere Cañellas, presidente de la Federación Hotelera de Baleares, cree que 'los empresarios se resistirán a abandonar sus establecimientos en primera línea. No querrán perder ventas y jamás aceptarán el cierre de su hoteles al lado del mar e irse a otras zonas más alejadas y con menos plazas', apunta.

Los empresarios aglutinados en la federación no conocen cuáles serán las condiciones que fijará el Consejo para que un establecimiento tenga que ser demolido. también ignoran los requisitos administrativos para que se pueda realizar esta retirada de plazas antiguas. 'Nosotros hemos defendido incentivar el crecimiento ordenado por el que los establecimientos deban cumplir con una cierta presencia física y no contribuya al deterioro del medio ambiente'. Sin embargo, 'esta propuesta es incierta y crea confusión en el sector porque faltan muchos puntos de aclaración. Además, desconocemos el alcance de sus efectos en el caso de que la medida llegue a ponerse en marcha', aseguran en la federación.

Ayudas económicas

Otro de los puntos a debate es el asunto de las ayudas económicas que el Consejo balear pudiera ofrecer a las compañías hoteleras para compensar su retirada de la primera línea de playa. Este modelo de demolición a través de compensaciones 'podría crear un cierto malestar entre los hoteleros al considerar injusto que aquellos empresarios que no hacen los deberes en materia de calidad son precisamente los que puedan percibir dinero del Consejo'.

'También el plan puede resultar injusto para las patronales de otras comunidades autónomas que precisen de estas aportaciones', dicen en la federación.

A pesar de ello, el sector pretende mostrarse cauto en sus valoraciones porque considera que aún queda mucho que hablar con la Administración. Para ello los empresarios proponen una reunión con el Consejo, posiblemente para esta semana, a fin de que éste se pronuncie.

Falta de vuelos y menor ocupación

Las islas Baleares ha sido uno de los destinos turísticos españoles más afectados por la crisis. Su oferta hotelera, de 400.000 plazas, crece al ritmo del 1% desde hace varios años. Este hecho no permitiría en modo alguno elevar los índices de ocupación de los hoteles. Sin embargo, el nivel de reservas ha descendido un 8% este año por la débil demanda del mercado alemán. Por ello, los touroperadores y aerolíneas están reduciendo drásticamente vuelos hacia las islas, lo que provoca dificultad a la hora de encontrar billetes.

Claves del Plan

En las islas existen 400.000 plazas hoteleras que crecen a ritmo del 1%.

El plan del Consejo balear contempla la demolición de 20.000 plazas para modernizar la zona.

El sector se reunirá con el Consejo a lo largo de esta semana para esclarecer puntos de la propuesta.