Burbuja inmobiliaria

El FMI alerta sobre el elevado precio de la vivienda en España

El informe anual del Fondo Monetario Internacional sobre la economía española presentado ayer en el Congreso por el vicepresidente primero, Rodrigo Rato, contiene algunos reproches al Gobierno por su actitud ante la escalada de precios de la vivienda. No sólo no ha trabajado en favor de un pacto nacional para racionalizar el funcionamiento de este mercado, mantiene el informe, sino que tampoco ha actuado para promover una mayor transparencia en el mismo y para reducir la incertidumbre que acompaña al proceso de urbanización. En el mercado de alquiler se han tomado medidas estimuladoras, añade el Fondo, 'pero es improbable que tengan un gran impacto si se tienen en cuenta las muy generosas deducciones fiscales que incentivan la compra de vivienda'. Estas últimas 'son distorsionadoras, añaden presión al presupuesto y merecerían ser revisadas', se lee en el informe. El Ejecutivo ha previsto en los Presupuestos de 2004 un gasto fiscal en concepto de deducciones en la cuota del IRPF por compra de vivienda habitual de 3.043 millones de euros. Además, buena parte de las ayudas pensadas para fomentar los alquileres están destinadas a los promotores y los arrendadores.

Los redactores del documento se suman a las alertas dadas por otros organismos internacionales sobre los riesgos aparejados al endeudamiento de las familias. 'Cuanto más dure este proceso a su actual ritmo rápido, más severas serán las repercusiones potenciales por ajustes en los precios de la vivienda o de los tipos de interés'. Si bien hay consenso casi generalizado en que el ajuste será gradual, argumenta el Fondo, 'la función de la política económica debe ser minimizar cualquier riesgo y facilitar un aterrizaje suave'. Además de sugerir al Gobierno que evite el desplome de los precios, le insta a que vigile el aumento de los costes que acarrea el ofrecimiento de préstamos hipotecarios a tipo fijo, teniendo en cuenta que los de interés variable son una fuente de 'vulnerabilidad potencial' en un momento en el que los tipos han tocado suelo.

Los redactores del informe avalan las líneas maestras de la política económica del Gobierno aunque le recuerdan que ha fomentado un grado insuficiente de competencia en ciertos mercados y no ha corregido las rigideces existentes en el proceso de negociación salarial, aspectos que han incidido en la pérdida gradual de competitividad. El Fondo sugiere al Ejecutivo que reequilibre el patrón de crecimiento económico cambiando el pilar de la construcción por el de la inversión en bienes de equipo.

'Cuanto más dure este proceso, más severas serán las repercusiones por ajustes en los precios o en los tipos'

El Fondo considera poco ambicioso el objetivo de déficit cero para el próximo año, emplaza al Gobierno a contener los gastos corrientes por debajo del techo presupuestario y le invita a reducir el nivel de subvenciones públicas. No debe ceder, dice el FMI, ni a las presiones favorables a rebajar cotizaciones sociales ni a las que reclaman para 2004 nuevas rebajas en el IRPF.

Opacidad en el gasto en infraestructuras

La proliferación de modalidades de financiación alternativa para afrontar el gasto en infraestructuras en los últimos años ha complicado, argumenta el Fondo Monetario Internacional, el control y la cuantificación del impacto fiscal a largo plazo de estas operaciones. Los créditos, las inyecciones de capital y las garantías concedidas a las empresas que financian las obras que más tarde paga el Estado 'constituyen un riesgo fiscal potencial difícil de evaluar', asegura el FMI, que denuncia que estas prácticas 'oscurecen la identificación de los pasivos del sector público' en los distintos proyectos. Según los redactores del informe, con estos antecedentes

el Gobierno debería aplicar 'una evaluación cuidadosa de los contratos utilizados', de forma que se establezcan con claridad la división de riesgos en los que incurre el Estado, por una parte, y el sector privado, por otra, en cada proceso concreto de decisión.

En cada proyecto de infraestructuras, el Gobierno estaría mejor informado y los incentivos más equilibrados si pudiera valorar 'el coste de todos los compromisos, explícitos o implícitos' en el momento que los asume, concluye el FMI.

Otras recomendaciones del fondo al Ejecutivo

Pensiones

Fondo de Reserva El FMI mantiene que es una buena idea, pero 'sería erróneo pensar que puede sustituir una reforma completa del sistema de pensiones'.

Jubilaciones El Gobierno, mantiene el FMI, debería aumentar gradualmente la edad de retiro y conceder mayores incentivos para reducir las jubilaciones anticipadas.

Inflación

Más competencia El Gobierno debería fomentarla en los sectores más inflacionistas para reducir el diferencial de IPC.

Costes laborales El proceso para determinar los salarios debe tomar como referencia la productividad y no la inflación. Es preciso, defiende el FMI, reformar el sistema de negociación colectiva.

Comercio

Distribución La competencia en este sector se está viendo seriamente afectada por las normas restrictivas introducidas por las comunidades autónomas y ayuntamientos.

Horarios El informe del FMI no hace alusión alguna a este asunto. Rodrigo Rato considera que está superado. La ley vigente rige hasta el año 2005.

Sistema bancario

Solvencia El sector se ha comportado de forma eficiente pese a las dificultades existentes en Latinoamérica, con resultados superiores a las expectativas.

Cajas de ahorros El FMI insta al Gobierno a estrechar la vigilancia para evitar la apariencia de influencia externa en la formación y funciones de los órganos de gobierno.