Derivados

La incertidumbre sobre la recuperación dispara el negocio de derivados

Entre uno y cinco millones de dólares es el salario medio que puede embolsarse un operador especializado en negociación de derivados en Europa. El espectacular crecimiento de estos productos provoca que no haya profesionales suficientes para cubrir la demanda, según un informe de la consultora especializada Armstrong Financial recogido por Bloomberg. Este segmento del negocio financiero es el más dinámico en la actualidad y esta creciente demanda se está reflejando en los salarios de los operadores especializados.

Según el Banco Internacional de Pagos de Basilea, durante los seis primeros meses del año el negocio de derivados negociados en Bolsas oficiales creció el 61%. El volumen fuera de mercado (derivados OTC) se disparó otro 20% hasta suponer contratos sobre un valor nominal de 169,7 billones de dólares (145 billones de euros). Ese monto suma el nominal de los activos sobre los que se contratan derivados. Las posiciones tomadas por los bancos suman 7,9 billones de dólares (6,8 billones de euros) tras crecer el 24%.

La fortaleza del negocio de derivados contrasta con la todavía incipiente recuperación en otras áreas como la negociación de renta variable. Los derivados son la fuente de negocio que más crece, tanto para los bancos como para las propias Bolsas.

Los derivados sobre tipos de interés suponen la mayor parte del alza del negocio. El crecimiento en este segmento ha sido del 20% en derivados OTC (que han crecido hasta los 121 billones de dólares) y en mercados organizados aumentó el 65%. La incertidumbre sobre la política monetaria estadounidense ha provocado este crecimiento del negocio.

Por otro lado, la fiebre por los fondos garantizados en Europa ha provocado un fuerte aumento de los derivados sobre acciones (un 21% en OTC). Los gestores que lanzan un fondo garantizado necesitan firmar un contrato de derivados con una contraparte para poder ofrecer posibilidades de revalorización y, al tiempo, garantizar el capital inicial invertido. En derivados sobre divisas, el negocio ha crecido el 20% en OTC y otro 42% en los mercados organizados.

Mientras, los principales mercados de derivados de Europa y Estados Unidos (Eurex y CBOT), respectivamente, se encuentran inmersos en una batalla en la que ambos pretenden hacerse con el liderato del negocio de derivados. Eurex, propiedad de la Deutsche Börse, demandó a finales de octubre a CBOT por obstaculizar su entrada en el negocio de derivados al otro lado del Atlántico.

Los planes de Eurex son una amenaza seria para Chicago, ya que puede llegar a constituir un mercado de derivados global con patas a ambos lados del Atlántico en el que se haría operaciones en dólares y en euros.

El sistema que utilizaría Eurex sería totalmente electrónico y ofrecería a los miembros tarifas más bajas que las que en este momento tiene establecidas Chicago.