_
_
_
_
_
Lealtad, 1
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Valoraciones y presunciones

Según la agencia Bloomberg, el PER 2003 de la Bolsa de Estados Unidos es de 27 veces, y el PER 2004 de 19 veces. Esto significa que, aun asumiendo un crecimiento del beneficio por acción del 41% -mejora que se produciría sobre otro crecimiento en torno al 20% en el tercer trimestre-, la Bolsa estadounidense seguiría estando moderadamente cara en términos históricos.

Estas 19 veces no tienen en cuenta, tampoco, posibles ajustes por cambios contables, planes de opciones sobre acciones o depreciaciones por desvalorización de planes de pensiones. Según los datos de Standard & Poor's, el año que viene la contabilización de estas partidas sólo supondría un 5% menos en beneficio por acción.

La avaricia de la etapa de la burbuja nubló la vista a prácticamente todos los observadores del mercado. No a la hora de decir cosas como aquello de que es mejor que una empresa pierda dinero porque eso demuestra que su apuesta por el futuro es fuerte. No, eso no se lo creía nadie. Pero sí es verdad que el mercado se acostumbró a convivir con PER de 25 o 30 veces, que no parecían excesivamente caros.

Un PER de 20 veces significa que hay que esperar 20 años para recuperar en forma de beneficios el precio pagado por una empresa. Si los beneficios crecen, que es lo normal, el periodo será algo menor.

Hoy por hoy, la Bolsa estadounidense no está barata. Las valoraciones actuales podrían estar justificadas en una etapa de optimismo económico. Antes al contrario, en periodos de crisis las valoraciones tienen que estar en niveles históricamente bajos para que los índices puedan empezar a repuntar. Y la caída del que se produjo sobre los máximos de 2000 es, indudablemente, una crisis.

La siguiente pregunta es si las condiciones económicas actuales justifican que el PER sea superior a la media histórica. No lo sabemos. Hay argumentos en ambos sentidos, porque, que se sepa, en los años cincuenta también se innovaba y había tecnología. Pero estas cábalas desvían la atención de lo que debe ser la pregunta del bolsista: ¿compensa la rentabilidad potencial asumir los riesgos?

Para comprar Bolsa tendremos que asumir que, en primer lugar, los beneficios crecerán a un ritmo del 41%; en segundo, que no nos encontramos en un mercado bajista que necesite precios bajos para subir, y en tercer lugar, que el PER se puede desviar de su media histórica de forma consistente. Demasiadas condiciones, se podría pensar. Pero ya dijo Keynes que el mercado puede ser irracional durante más tiempo del que uno puede ser solvente.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_