Volver a los orígenes

La Caixa crea un holding de empresas de carácter social

Fornesa parece decidido a liderar las iniciativas de las cajas de ahorros para que vuelvan a sus orígenes fundacionales y, de paso, atiendan las sugerencias que últimamente ha deslizado el Banco de España. El presidente de La Caixa anunció ayer la creación de 'un holding social que agrupará empresas de carácter social', según explicó en una entrevista concedida a Canal 33, de la comunidad autónoma catalana.

Este nuevo grupo de empresas acogerá en su seno a 'sociedades que se dediquen a dar microcréditos, así como otras que desarrollen el capital riesgo para financiar pequeños proyectos, pequeñas empresas, etc.', aseguró Fornesa. Además, también se incluirá dentro de su perímetro de consolidación la ya anunciada promotora de pisos de alquiler de bajo coste destinados a jóvenes y personas de la tercera edad. Fornesa indicó que la gestión del nuevo grupo será independiente de la de Caixa Holding. Sin embargo, no adelantó qué fondos destinará a las nuevas compañías. La promotora de pisos de alquiler contará con un capital social de hasta 100 millones de euros.

Según explicó, su intención es proponer en los próximos consejos de administración la creación de nuevas empresas. El objetivo de estas empresas 'es ganar dinero, pero siempre reinvertirlo en las mismas sociedades y favoreciendo su objetivo social', añadió. Fornesa no precisó el número de esas nuevas firmas ni un plazo para su constitución.

La gestión del nuevo grupo será independiente de Caixa Holding

En cuanto a la promotora de pisos de alquiler, el presidente de La Caixa indicó que estima que la compañía contará con un parque de unas mil viviendas y que los inquilinos no tendrán un límite de tiempo.

Sin embargo, indicó que en los números que el grupo está haciendo se estima que, en el caso de gente joven, la estancia media podría ser de entre cinco y siete años y que también se les puede dar la opción de comprar los pisos al cabo de un determinado tiempo.

Alquileres baratos

El precio de alquiler al mes podría ser inferior a 240 euros y para poder acceder a estas viviendas se exigirá tener unos ingresos de entre tres y cuatro veces el importe del alquiler: entre 600 y 1.000 euros mensuales.

La ofensiva de La Caixa en el área social se produce en un momento en que la aprobación de diversas leyes estatales y autonómicas están limitando su capacidad de maniobra. Concretamente, el viernes pasado, las cajas de ahorros españolas indicaron en un comunicado su inquietud ante actuaciones de Gobiernos autonómicos para controlar la obra social de estas entidades.

La última iniciativa en este sentido ha sido la creación por parte de la Generalitat catalana de una comisión mixta controlada por el Ejecutivo para tutelar los presupuestos de obra social de las cajas catalanas. En opinión de éstas, el hecho de que la obra social tenga interés social ' no significa que las decisiones de inversión deban dirigirse desde el sector público'.

otros créditos para la integración Caixa Catalunya, pionera La General: 'las cajas nacimos con ese fin' Caixa Galicia, desde la obra social BBK y Caja Madrid, dos modelos

Entidades rivales de La Caixa como Caixa Catalunya, llevan años concediendo microcréditos a segmentos desfavorecidos. Hace tres años Caixa Catalunya creó la Fundación Un sol mon con el objetivo de evitar la exclusión financiera. Inmigrantes y mujeres son los que solicitan estos préstamos sin aval. Ya ha concedido más de 370 créditos para pequeños proyectos empresariales. la mayoría para comercios (un 26%). Más de 1.500 personas se han beneficiado.

La caja granadina creó en febrero de 2002 la Fundación La General para el Desarrollo Solidario, que contó con el beneplácito de Muhammad Yunus, creador del microcrédito. Antonio María Claret, presidente de La General, justificaba ayer la necesidad de esta iniciativa porque 'las cajas deben volver a sus orígenes; fuimos fundadas con el fin de abrir el sistema financiero a los excluidos'. El 50% de los préstamos on para inmigrantes.

Con fondos de la obra social, Caixa Galicia ya decidió hace tiempo diseñar una línea de microfinanciación. A partir de ahí, ha puesto en marcha un programa piloto de inclusión social por el que concede préstamos en condiciones preferentes y por un máximo de 12.000 euros a destinatarios que no pueden contar con avales ni garantías. En paralelo, se ha adherido a la línea de microcréditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

La BBK lanzó un proyecto de banca ética en junio pasado, BBK Solidarioa. El fin es financiar a colectivos que están o presentan riesgo de exclusión social y no sólo para poner en marcha proyectos económicos, sino para financiar situaciones de necesidad. Mientras, Caja Madrid ha optado por otro modelo y da financiación a través de acuerdos con el Instituto de Crédito Oficial y la Asociación de Jóvenes Empresarios para financiar microempresas.