Desinversión

Ahold anuncia la venta de sus tiendas en España

Hasta ahora era un rumor, pero esta mañana la compañía lo ha confirmado. Ahold, una de las principales compañías de distribución del mundo, va a vender sus activos en España. Según ha anunciado la propia compañía, espera ingresar unos 2.500 millones de euros en el marco de un plan que ya puso en marcha a principios de año.

La operación, que se realizará a lo largo de los próximos tres años, es una pieza más dentro de la estrategia para remontar la crisis surgida tras el escándalo financiero por las irregularidades detectadas en su filial estadounidense US Foodservice. Ahold indica en un comunicado que "no prevé desarrollar una posición de liderazgo en España dentro de los tres próximos tres años, por lo que lanzará el proceso de venta de sus tiendas españolas tan pronto como sea posible".

En España, Ahold opera a través de tres marcas: los supermercados Supersol y los hipermercados Hiperdino, además de los almacenes mayoristas Cash Ditlo y el servicio de catering Netto que opera en las islas Canarias. En total, emplea a más de 6.000 trabajadores en 628 tiendas y factura 2.000 millones al año.

Candidatos

Ahora, uno de los candidatos a hacerse con los activos de Ahold es la cadena francesa Carrefour. De hecho, el presidente de su filial española, Rafael Arias-Salgado, confirmó en septiembre que su empresa estudiará la adquisición en caso de que se decidiera a venderlos.

Los centros de la holandesa también tientan a Eroski y Caprabo. El presidente de la vasca, Constan Dacosta, dijo recientemente que la postura de la compañía es "no perder ninguna oportunidad" de crecimiento a través de posibles adquisiciones, si bien puntualizó que su estrategia de expansión es de crecimiento orgánico y alianzas internacionales. En el mismo sentido, el director general de la catalana, Xavier Argenté, afirmó la pasada semana que, a pesar de la reciente compra de supermercados Alcosto, estudiará la oferta de tiendas Ahold.

De hecho, los analistas consultados por la agencia Efe apuntan a que Ahold preferirá vender a empresas medianas (Eroski, Caprabo, Mercadona o El Corte Inglés), ya que el grupo holandés tratará de evitar a competidores multinacionales (Carrefour o Wal Mart) porque supondría reforzar su posición. No es la única desinversión anunciada por el grupo de distribución holandés. También pone a la venta sus intereses en Latinoamérica (Argentina, Chile, Brasil, Paraguay y Perú) y Malaisia, así como alguna filial en Indonesia e inlcuso en el país de la matriz, Holanda.

Ampliación de capital

Además, la empresa prevé emitir 625 millones de nuevas acciones con cuya venta quiere obtener otros 2.500 millones de euros. A dicha ampliación de capital se suma un programa de reestructuración que le permitirá una reducción anual de costes por valor de 600 millones de euros desde ahora hasta 2006.

Ahold pretende también recuperar su filial US Foodservice, donde en febrero se detectaron irregularidades por inflar los beneficios en más de 800 millones de euros y que costaron al grupo una pérdida neta de 1.208 millones de euros para el ejercicio de 2002. El presidente de Ahold, Anders Moberg, ha explicado que la filial estadounidense es un negocio con una gestión deficiente, pero "tiene una gran posición del mercado".

Por otro lado, el grupo ha anunciado los resultados del primer semestre, según los cuales alcanzó unos beneficios netos de 60 millones de euros, frente a las pérdidas de 142 millones de euros registradas en el mismo período del año anterior. Los ingresos alcanzaron 30.300 millones de euros, un 11,8% menos que el mismo periodo de 2002.