Energía

El sector energético requiere una inversión anual de medio billón para evitar una crisis

El sector energético necesita inversiones por valor de 16 billones de dólares (13,8 billones de euros) de aquí a 2030 para evitar una crisis que tendría sus repercusiones en la economía mundial. Así se desprende del informe sobre perspectivas de inversión que ha elaborado la Agencia Internacional de la Energía (AIE). La estimación de la AIE equivaldría a un 1% del PIB mundial y el desembolso anual sería de 550.000 millones de dólares (475.000 millones de euros) de media, por encima de los 413.000 millones requeridos en 2000.

'Sin acciones políticas nuevas la demanda mundial de energía crecerá 2/3 hasta 2030 y la economía mundial se resentirá si no se dispone de este aprovisionamiento de energía', advierte el director de la AIE, Claude Mandil.

Además de cubrir la demanda, que aumentará a un ritmo anual del 1,7%, un 51% de la inversión se debe destinar a reemplazar las infraestructuras ya existentes.

Por subsectores, la electricidad necesitará la mayor parte de la inversión, 10 billones de dólares, un 60% del total, para abastecer una demanda que se duplicará en los próximos 26 años.

Las inversiones en las industrias de petróleo y gas absorberán tres billones cada una, mientras que para el carbón se requieren 400.000 millones de dólares.

La mitad del capital se destinará a los países en desarrollo, donde se espera que la demanda y la producción crezcan más. Rusia y otras economías en transición acapararán el 10% y los países más industrializados, englobados en la OCDE, el 41% restante. Una gran parte de la inversión en los países en desarrollo y transición está destinada a facilitar las exportaciones a la OCDE.