Informe de octubre

El Banco de España calcula que el PIB creció un 2,3% en el tercer trimestre

La economía española se encuentra en una ¢situación favorable¢ para hacer frente a la incipiente recuperación mundial, y con una elevada capacidad para generar empleo, según el último informe de coyuntura difundido hoy por el Banco de España. Así, esta entidad estima que en el tercer trimestre, el Producto Interior Bruto (PIB) creció un 2,3% respecto al mismo periodo del año anterior, una tasa idéntica a la del segundo trimestre. Este dato coincide con las previsiones del Gobierno para fin de año, tras su rebaja en la estimación del 3% al 2,3% el pasado mes de agosto.

El aumento del PIB fue posible gracias a la buena evolución de la demanda interna, que subió un 3%, apoyada en el continuado dinamismo del consumo privado y de la inversión en construcción, y una aportación negativa del sector exterior de 1,1 puntos, por la pérdida de impulso de las importaciones. Así, la entidad bancaria señala que para mantener las buenas perspectivas de crecimiento es necesario que la demanda interna continúe evolucionando ¢de forma acorde¢ con el aumento de la renta y el empleo, y que los incrementos de precios y salarios se moderen, facilitando el mantenimiento de la competitividad y el impulso de la inversión.

Mejora del empleo

El informe del Banco de España apunta que la fortaleza del empleo "ha seguido siendo notable" entre julio y septiembre y su tasa de variación ha tendido a incrementarse. La institución no se muestra tan optimista respecto a la evolución de los precios. Señala, que los fuertes aumentos de lo que cuestan los alimentos frescos, la evolución de la energía y la presión de los costes laborales en algunos sectores y ramas, están impidiendo la corrección de los precios.

Esta institución dirigida por Jaime Caruana incide en el notable dinamismo que refleja la última EPA y agrega que el "modesto aumento" del paro se debe al vigor que mantiene la población activa. Advierte de que los aumentos salariales, unidos al bajo crecimiento de la productividad, han mantenido la tasa de incremento de los costes laborales entre enero y septiembre por encima del 3%, sin que se aprecie una tendencia a la moderación.

Dentro de la demanda, cuyo aumento en el tercer trimestre es una décima superior al del periodo precedente, el Banco de España detecta un crecimiento algo más elevado del gasto de los consumidores (el 3,2%) y una pausa en la senda ascendente mostrada desde principios de año por la inversión. La continuidad en el crecimiento del gasto de las familias (en consumo y en inversión residencial) se explica por el incremento de la renta disponible, derivado de la fortaleza del empleo y de los ingresos salariales.