Bolsa de Madrid

Antena 3 se dispara un 8% en su debut bursátil y alcanza un valor de 1.500 millones

Antena 3 Televisión se ha convertido hoy en el valor 'estrella' de la sesión, al revalorizarse un 8,13% en su primer día en el parqué, en el que ha acaparado la atención de los inversores, como demuestra el hecho de que fuese la compañía con más volumen de negocio, 277,9 millones de euros.

Los títulos de Antena 3 Televisión iniciarán mañana la negociación en 27,25 euros, tras haber llegado a marcar un cambio máximo de 30,47 euros, mientras que el precio más bajo al que se han ejecutado operaciones de compra-venta fue de 26,50 euros.

La compañía ha iniciado la negociación con tendencia alcista, al marcar un primer cambio en 26,81 euros, frente a una referencia para iniciar la subasta de preapertura de 25,20 euros. Según avanzaba la jornada, las subidas se incrementaban y su precio ha llegado a sobrepasar los 30 euros, cifra objetiva fijada por Morgan Stanley Dean Witter para la empresa de televisión. Sin embargo, las ganancias se redujeron al cierre a prácticamente la mitad. De este modo, a precio de cierre de hoy, el valor bursátil de Antena 3 Televisión asciende a 1.513,90 millones de euros, frente a los 1.400 millones de euros que valía a precio de referencia.

ANTENA 3 3,59 1,30%

En esta operación, cambia de manos el 30% del capital de la compañía, un porcentaje que Telefónica distribuirá entre sus accionistas a modo de dividendo. Al entregar ésta una acción de Antena 3 por cada 295,6 de las suyas, el capital de la cadena quedará muy repartido, hasta el punto de que 550.000 accionistas recibirán sólo entre uno y cinco títulos de la cadena, circunstancia que podría perjudicar en el corto plazo la cotización de la debutante. Los principales accionistas de Antena 3 serán el Grupo Planeta, con un 27,60% del capital, seguido de RTL, con el 17,27%; SCH, con el 15,99%, y Telefónica con el 4,14%.

Planeta ya ha manifestado su intención de incrementar su participación con la finalidad de dar mayor estabilidad a la estructura accionarial de la empresa y Telefónica, por su parte, está obligada a deshacerse de su 4,14% antes del 29 de noviembre. SCH tiene, además, un compromiso de mantener al menos el 10% del capital de Antena 3 hasta el 25 de junio del 2006.

"Examen del mercado" y ERE

El director general de gestión de Antena 3, Silvio González, ha calificado hoy el debut bursátil de la cadena de "hito esencial". "Somos una empresa que cada día nos examinamos ante la audiencia y ahora vamos a examinarnos cada día ante los mercados, que medirán nuestra eficiencia y productividad", señaló.

El directivo confía en que el entorno económico favorezca el recorrido de la cotización y en "ser capaces de devolver a nuestros inversores lo que les hemos prometido en cuanto a rentabilidad y calidad profesional".

Preguntado por la situación del expediente de regulación de empleo (ERE) presentado por parte de la dirección y que Trabajo ha considerado desfavorable en un informe, dijo que no contempla "de ninguna manera" que sea rechazado por la Dirección General de dicho ministerio. "Es una decisión nada agradable, pero es la única manera de que esta sea una televisión rentable y tenga un proyecto a medio plazo interesante", concluyó. El edificio de la Bolsa estuvo rodeado por un importante despliegue policial esta mañana, ante la posibilidad de protestas de los trabajadores, lo que finalmente no sucedió.

Ventajas y escollos

Según los analistas, la cotización de Antena 3 acusará estos días la decisión de los minoristas de vender el escaso número de acciones que les corresponderá y la salida de algunos fondos de inversión, interesados en los títulos de Telefónica como miembro del Ibex 35, pero no en la cadena de televisión. Tampoco beneficia a la compañía la incompatibilidad normativa de ser accionista al tiempo de dos cadenas de televisión, ya que obligará a numerosos accionistas a decantarse por sus títulos de Sogecable o Antena 3, como ha tenido que hacer Telefónica.

Las perspectivas de los expertos son más positivas para el medio y largo plazo, justificadas por las positivas previsiones de negocio presentadas por los nuevos gestores y que, entre otros factores, prevén fuertes recortes de gastos y la vuelta a los beneficios en uno o dos ejercicios.