Previsiones

Ferrovial prevé elevar un 10% su beneficio y facturar más de 7.000 millones en 2004

El grupo Ferrovial prevé elevar un 10% su beneficio neto este año, hasta alcanzar la cifra de 283 millones de euros, anunció hoy el consejero delegado de la compañía, Joaquín Ayuso, en un encuentro con los medios organizado por la Asociación de Periodistas Económicos (APIE).

Ferrovial espera facturar más de 7.000 millones de euros en 2004 (frente a los 5.040 millones de 2002) gracias a los ingresos de 2.000 millones que aportarán las empresas de servicios Amey y Cespa (antigua filial de Agbar), recientemente adquiridas por el grupo.

"No necesitamos pasar por un proceso de consolidación para seguir creciendo", declaró Ayuso para ratificar que Ferrovial confía su evolución a medio plazo al crecimiento orgánico derivado de la favorable coyuntura del sector constructor e inmobiliario, la inversión en gestión de infraestructuras y la "digestión y obtención de rentabilidad" de las citadas compras en el sector servicios.

FERROVIAL 27,15 -0,11%

Además, el máximo ejecutivo de Ferrovial aseguró que a la compañía "no le asusta invertir en el exterior", ya que en 2004 prevé obtener hasta el 40% de los ingresos totales del grupo fuera de España.

En este sentido, descartó que el grupo se haya replanteado su inversión en Chile, donde, según explicó, sólo está estudiando si su filial inmobiliaria, Habitaria, cuenta con la dimensión correcta.

Así, Ayuso avanzó que la intención de la compañía es continuar invirtiendo, sobre todo en concesión de infraestructuras, al asegurar que la sociedad cuenta con recursos suficientes y capacidad de captar financiación externa para ello. En este sentido, ratificó su intención de pujar en solitario, sin su participada Europistas, por el lote de cinco nuevas autopistas licitadas por el Ministerio de Fomento.

De igual forma, declaró que a Ferrovial "le sigue gustando mucho la construcción" a pesar de haber reducido su peso en el negocio total para sortear así el carácter cíclico de este negocio que prevé aún boyante en España hasta 2007. Además, espera contar con Budines, su participada polaca, en óptimas condiciones para aprovechar el repunte del sector en este país cuando comience a recibir fondos de la UE.

Respecto a Ferrovial Inmobiliaria, el consejero delegado rechazó la posibilidad de que entre en el negocio patrimonialista y apostó por continuar con la promoción de viviendas y en la intermediación para su posterior venta.