EPA

La economía generó 151.180 empleos en el verano

Aunque el crecimiento económico no termine de despegar, el avance del empleo en España está siendo lento pero firme. Hace un año por estas fechas, la prensa titulaba que el empleo crecía la mitad que en 2001, pues bien, estos términos se han invertido y ahora la creación de puestos de trabajo es casi el doble que en el tercer trimestre del ejercicio pasado.

Según la encuesta de población activa (EPA) del tercer trimestre del año, elaborada por el Instituto Nacional de Empleo (INE), en los últimos 12 meses se crearon en España 460.900 empleos, de los que 151.800 se generaron en el tercer trimestre del año. El ritmo de crecimiento interanual del empleo fue del 2,8%, un punto más que hace un año y cinco décimas por encima del crecimiento del PIB en el segundo trimestre.

No obstante, esta cifra queda lejos de los aumentos superiores al 5% registrados en 1999 y 2000. El número total de ocupados se elevó a 16.817.800, una cifra muy similar al actual número de afiliados a la Seguridad Social.

La tasa de paro se mantiente en el 11,1% de la población activa

De esta forma se afianza una recuperación que ya se inició en el segundo trimestre del año.

Pero no todo son signos positivos. El paro aumentó en el tercer trimestre en 29.600 personas, algo que no es habitual en los meses de verano. De esta forma, la cifra total de parados ascendió a 2.114.600, lo que eleva levemente la tasa de paro respecto al trimestre anterior, al 11,17%.

La tasa de paro podría haber tenido un mejor comportamiento si no fuera por una buena noticia: el número de activos (personas entre 16 y 65 años en disposición de trabajar) sigue aumentando vigorosamente y absorbe la mayoría del empleo creado.

En los últimos 12 meses, la población activa ha crecido en 469.400 personas, hasta alcanzar un total de 18.932.400. Con ello, la tasa de actividad, que estuvo estancada en el entorno del 50% entre 1987 y 1998, en el tercer trimestre de este año superó por primera vez el 55%.

La buena marcha del empleo se centró, como es propio del tercer trimestre, en el sector servicios, que ganó 177.400 ocupados, con lo que compensa las caídas de 20.800 trabajadores en el sector de la construcción y una disminución de 23.700 personas en la agricultura. La industria aumentó el número de ocupados en 18.800 personas.

El empleo en este último sector no se comportó también a lo largo del año. Es más, sólo en la industria se destruyó empleo en términos interanuales, con 57.700 ocupados menos. La práctica totalidad del empleo en el año se creó en el sector servicios (433.800 nuevos empleos).

Esto encaja con que la mayor parte del empleo creado en los últimos 12 meses lo ocuparon las mujeres. En total, 321.500 mujeres frente a 160.500 hombres. Este desequilibrio no se registró en el tercer trimestre.

El temporal gana terreno

La tasa de temporalidad aumenta dos décimas respecto al segundo trimestre, hasta el 30,08%. Aunque casi 6 de cada 10 nuevos asalariados del tercer trimestre tienen contrato indefinido.

Si observa el empleo en los últimos 12 meses, se aprecia una leve desaceleración de la ocupación fija, que pasa de crecer un 4,5% en el segundo trimestre al 3,9% en el tercero. Por el contrario, los temporales pasan de crecer el 1,8% al 2,6%.

Dos regiones destruyeron ocupación

Los desequilibrios laborales entre comunidades autónomas se mantienen pese a la aceleración del empleo. Sin embargo, sólo dos regiones, Andalucía y Murcia, destruyeron puestos de trabajo en el tercer trimestre. En el caso andaluz fueron 1.800 empleos menos y en el murciano, 1.300.

En el resto de comunidades autónomas creció la ocupación, con Baleares a la cabeza, donde el empleo aumentó un 5% empujado por la temporada turística. También se incrementó significativamente en Asturias (2,83%), aunque esta región esté a la cabeza del incremento del paro (un 30% interanual). Por lo que se refiere al desempleo, éste aumentó en 10 comunidades autónomas.

18,7%

Es la tasa de paro de Andalucía, la más alta de toda España. En segundo lugar se sitúa Extremadura, con un 16%. En el extremo contrario se encuentran Aragón y Navarra, con una tasa de desempleo del 5%.

12.700

Trabajadores por cuenta propia menos en el tercer trimestre. La creación de empleo se centró en los asalariados, que aumentaron en 156.000. La tasa de asalarización sube al 81,6%.

20,78%

Este porcentaje de parados está dispuesto a aceptar un trabajo que implique un cambio de residencia .

75.400

Es la caída registrada entre el colectivo de trabajadores con jornada a tiempo parcial. Los empleados a tiempo completo aumentaron 227.200.

41.200

Suman los jóvenes de 20 a 24 años y los mayores de 55 años en paro. El resto de grupos de edad registraron descensos del desempleo.

La situación en los hogares

Aumenta el número de familias con todos sus miembros parados

En España hay 492.000 hogares con todos sus miembros en paro, lo que supone un incremento sólo en el tercer trimestre de 12.000 familias en esta situación, un 2,5%. También aumentan, aunque en menor medida porcentual, los hogares en los que todos los miembros tienen trabajo. Estos se elevan a 8,7 millones y aumentaron en 50.500 en el tercer trimestre. La tasa de paro del cabeza de familia aumenta una décima entre julio y septiembre, al 6,09%, mientras que la del cónyuge o pareja es más del doble (12,98%) y la de los hijos, del 17%.

Los desempleados se vuelven más exigentes

Puede ser un síntoma de mejora del mercado laboral el hecho de que disminuya de forma notable el porcentaje de parados que transigiría un empleo con una categoría inferior a la esperada. Los que aún lo aceptarían son el 46,4%, casi seis puntos menos que en el segundo trimestre.

Algo similar ha ocurrido con el colectivo de desempleados que admitiría un puesto con ingresos inferiores a los adecuados a su calificación. Estos pasan de ser el 46,29% al 40,79%. El mayor grupo (67,7%) es el de parados que aceptarían un trabajo que implicara un cambio de ocupación.