Internet

Iberdrola vende ya Internet por el cable eléctrico

Tras casi cuatro años de experimentos, Iberdrola anunció ayer la comercialización del acceso a Internet por la red eléctrica mediante la tecnología de banda ancha Power Line Communications (PLC). Se convierte así en la primera eléctrica que lanza el servicio en España. Endesa y Unión Fenosa mantienen conversaciones con Auna para sacar su propia oferta.

Iberdrola dirige su servicio inicial a los 30.000 clientes que la compañía tiene en dos barrios madrileños, el de Arroyo Fresno y el de la Ciudad de los Periodistas. Después continuará con Argüelles y Chamberí.

La compañía, que se dirigirá en los próximos días a sus clientes a través de buzoneo, explicó que antes de que finalice 2003 extenderá la oferta a determinadas zonas urbanas de las capitales de Valencia, Castellón y Alicante, y de los municipios de Chelva, Segorbe y Alcoy, también de la Comunidad Valenciana.

'Es una tecnología revolucionaria que convierte cualquier enchufe eléctrico en un puerto de comunicaciones', dijo Salvador Font, director comercial de Iberdrola. El directivo apuntó que se trata de una alternativa al ADSL 'con mejores prestaciones (velocidad superior, acceso simétrico e igual precio)', que favorecerá la extensión de la sociedad de la información en España y propiciará la competencia en el mercado de las telecomunicaciones.

IBERDROLA 9,97 -1,73%

'No queremos hacer un despliegue de red masivo y luego buscar clientes', aseguró Miguel Ángel Sánchez Fornié, director de Telecomunicaciones de Iberdrola. 'La extensión del PLC a otras ciudades se irá haciendo de forma paulatina según la demanda del mercado, para asegurar la rentabilidad de las inversiones', apuntó.

Según Font, el proyecto resulta rentable desde el momento en que de cada centro de transformación eléctrico, que suministra energía de 300 a 500 domicilios, soliciten el servicio entre 15 y 20 hogares, 'algo que creemos fácil conseguir, dado que hay unos 20 millones de casas en España y 3,2 millones no tienen línea telefónica fija', subrayó.

La compañía eléctrica ha escogido dos productos para el lanzamiento comercial: un servicio a 600 kilobits por segundo simétricos (es decir, la misma velocidad para recepción y envío de datos) a un coste de 39 euros mensuales, y otro de 100 Kbps a 24 euros al mes. Hasta diciembre, el alta, la instalación y el primer mes son gratuitos y el cliente puede darse de baja sin coste adicional durante los primeros seis meses.

Según Font, el producto PLC 600 tiene una velocidad de más del doble del ADSL estándar actual y el PLC 100, una velocidad superior a la de otros proveedores de acceso a Internet por líneas convencionales. Ambos incluyen cinco cuentas de correo de 25 megabytes, 10 Mb de página personal y el mantenimiento de la cuenta de correo.

Iberdrola, que se apoya en su filial Neo-Sky para ofrecer el nuevo servicio, prevé alcanzar en breve acuerdos con otras compañías de telecomunicaciones para poner a su disposición las redes y el servicio PLC actuando como un carrier. 'Estamos en conversaciones con diferentes proveedores de acceso a Internet', señaló Sánchez Fornié.

Los directivos de Iberdrola, que no quisieron cuantificar la inversión realizada ni la futura, señalaron que el despliegue del servicio es rápido porque se apoya en la red eléctrica de baja y media tensión, y no hay que realizar zanjas en las calles ni obras en el domicilio del cliente. Los usuarios interesados pueden disponer del servicio en un plazo medio de 15 días.

La eléctrica, que obtuvo la licencia C1 de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones hace unos 10 días para poder dar el acceso a Internet por la red eléctrica, tiene previsto nuevos servicios sobre la red PLC, tales como la voz y la lectura automática de contadores de la luz.

Para dar el acceso, Iberdrola tiene que instalar un equipo PLC (módem de cabecera) en sus centros de transformación, un dispositivo repetidor en los cuartos de contadores de los edificios para que regenere la señal y la distribuya hacia los hogares y un módem PLC en casa del usuario. Este último dispositivo lo facilita Iberdrola en depósito.

La compañía negocia acuerdos con otras teleoperadoras para que usen su red

Chip español que triunfa en el mundo

Los módems que tendrán los usuarios del servicio de Internet por red eléctrica que ofrece Iberdrola (o casi cualquier compañía eléctrica del mundo) no tendrán en su interior chips de Intel o de cualquier otro gigante del hardware. Si se destripa el módem, el usuario encontrará que el corazón del artilugio es de una compañía llamada DS2 (Diseño de Sistemas en Silicio), cuya sede está en el Parque Tecnológico de Paterna (Valencia) y que con tecnología propia ha logrado convertirse en el estándar mundial para PLC, informa Joaquim Clemente.

DS2, creada en 1998 por Jorge Blasco con dinero propio y de sus familiares,

abrió su capital hace tres años precisamente a una compañía eléctrica, Endesa, que tomó el 15% del capital por 14 millones de euros, valorando la compañía en 93 millones.

La empresa diseña los chips y externaliza su fabricación. Después, se venden

a los fabricantes multinacionales de módems como Mitsubishi Electric, Schneider Electric o Sumitomo. En 2002, DS2 facturó 11,29 millones de euros y ganó 1,08 millones netos.