Cinco Sentidos

El ballet vuelve al Teatro de la Zarzuela

La Compañía Nacional de Danza regresa mañana al Teatro de la Zarzuela (Jovellanos, 4. Madrid) con un programa equilibrado, un estreno absoluto -Nasciturus, de la coreógrafa Yoko Taira-, un estreno en España -Cuarteto número 8, del coreógrafo sueco írjan Andersson- y una obra de repertorio -Tabulae, creación del director artístico de la compañía Nacho Duato sobre música del compositor donostiarra Alberto Iglesias-.

El Teatro de la Zarzuela abrirá sus puertas a la danza del 16 de octubre al 1 de noviembre. Problemas de programación han impedido que el público disfrute de un calendario más amplio, pero tanto el teatro como la compañía están de acuerdo en aumentar las representaciones en sucesivas temporadas.

Nasciturus es la primera creación de Yoko Taira para la principal formación de la Compañía Nacional de Danza, a la que lleva ligada desde 1988, primero como bailarina y más tarde como asistente coreográfica de Nacho Duato. Para el director artístico de la Compañía Nacional de Danza, que salgan coreógrafos de ella le llena de satisfacción.

Es un ballet de corte intimista y personal, una radiografía emocional del alma. Sexualidad, erotismo, maternidad junto con pasión, dolor, ternura componen un torrente de impactos visuales que el espectador recibe a través de los cuerpos de los ocho bailarines que lo ejecutan. Nacho Duato aún no ha visto este nuevo trabajo. Prefiere dejar absoluta libertad al coreógrafo, aseguró ayer el director artístico de la compañía durante la presentación del programa.

Yoko Taira, nacida en Oviedo, inició su carrera en el mundo de la coreografía con dos ballets para el Taller de la Compañía Nacional de Danza, Reconstrucciones y Kosamai. Posteriormente, creó æpermil;rase una vez y Ni un alma, para la Compañía Nacional de Danza 2.

Cuarteto número 8, también llamada Röd (Rojo), del coreógrafo sueco írjan Andersson, fue estrenada por la Netherlands Dance Theatre en septiembre de 2001. Nacho Duato reconoce que le entusiasmó este trabajo. Andersson ha desarrollado diferentes versiones que utilizan desde cuatro hasta catorce bailarines en el escenario. La versión que el público podrá ver en Madrid es la interpretada por un mayor número de bailarines. Andersson creó este ballet sobre la Sinfonía de Cámara en Do menor, de Shostakovich, y se inspiró en el cuadro Rojo sobre marrón, de Rothko.

La tercera obra del programa, Tabulae, con música de Alberto Iglesias, estrecho colaborador de Pedro Almodóvar, sube al escenario 13 años después de su estreno. Nacho Duato, autor de la coreografía y escenografía de la pieza, considera interesante su reposición, para que el público vea su trabajo 'con otros ojos'. A su creador, el ballet le gusta ahora más que hace años, 'quizás porque tengo mayor seguridad'. Además, los miembros de la compañía lo bailan mucho mejor, precisa.

Nuevas coreografías

La Compañía Nacional de Danza emprenderá en noviembre una gira que le llevará por distintas ciudades españolas, europeas y asiáticas, hasta recalar de nuevo en Madrid, el próximo mes de mayo, donde presentará en el Teatro Real los ballets Falling angels, con coreografía de Jiri Kilian, Work within work, creada por Forsythe, y White darkness, de Nacho Duato, con música de Karl Jenkins. El director artístico de la Compañía Nacional de Danza está volcado actualmente en la coreografía de un ballet de dos actos de duración para el Forum Barcelona 2004, sobre el tema de la tortura. Al tiempo, trabaja en una nueva coreografía para la Compañía Nacional de Danza 2, con música napolitana del siglo XVI.