Prestige

Rodolfo Martín Villa cifra en 700 millones el coste del 'Prestige' y renuncia al cargo

El comisionado del Gobierno para las actuaciones derivadas del Prestige, Rodolfo Martín Villa, cifró ayer entre 650 y 700 millones de euros el coste de las consecuencias del hundimiento del petrolero el pasado 19 de noviembre. El comisionado, que compareció ante la comisión constitucional del Congreso, a petición de CiU y el grupo mixto, señaló después a Efe que ha solicitado su dimisión en el cargo.

Martín Villa consideró que lo más probable es que el Consejo de Ministros apruebe su cese en su reunión del 24 de octubre, y aseguró que 'he hecho todo lo que tenía que hacer' y que las consecuencias económicas de la catástrofe no han sido tan 'graves'.

Aclaró que los 50 millones de diferencia en el importe de los costes dependen de la necesidad de construir una marquesina para confinar el pecio del buque a casi 4.000 metros de profundidad. Sin embargo, aseguró que el sistema ideado por Repsol YPF para extraer el fuel que carga aún el Prestige mediante bolsas lanzadera 'funciona'.

Según los últimos cálculos, en el petrolero permanecen entre '14.000 y 15.000 toneladas' de fuel, frente a las 37.000 toneladas que en principio se calcularon. El comisionado afirmó que 'en 24 o 48 horas' se conocerán los resultados de las primeras pruebas de la extracción y 'si sale bien, será una hazaña tecnológica de España', puntualizó.

Martín Villa cifró en 450 millones de euros las ayudas que España recibirá de la Unión Europea, aunque no precisó qué porcentaje corresponde a reasignaciones de partidas que ya se adjudicaron con anterioridad y que, como le reprochó la oposición, dejarán de recibir otros sectores y actividades.

Además, otros 170 millones procederán del Fondo para la Indemnización por Daños Causados por Hidrocarburos (Fidac). El Gobierno ha dispuesto, además, de 200 millones de euros de 'remanentes' correspondientes al año pasado, por lo que, según resaltó el comisionado, los costes del desastre no 'han afectado a la estabilidad presupuestaria'.

Por su parte, el Gobierno Vasco aprobó ayer un informe sobre los gastos de limpieza que ha asumido en sus costas, que eleva a 45,7 millones de euros y que reclama al Gobierno central.