Las cuentas públicas de 2004

El Gobierno calcula que los salarios crecerán un 3,2% el próximo año

Los salarios crecerán el próximo año alrededor de un 3,2%. Al menos eso es lo que ha calculado el Gobierno, ya que es lo que se desprende de los parámetros utilizados por sus técnicos para elaborar los presupuestos de la Seguridad Social.

Según dichos cálculos, la base media de cotización de los trabajadores afiliados a la Seguridad Social se situará en 1.280,96 euros al mes, tras incrementarse el citado 3,2%. Dichas bases de cotización son equiparables a las retribuciones medias del sistema.

Esto quiere decir que los salarios volverán a registrar una subida muy parecida a la que se está registrando en los convenios de 2003, que gira en el entorno del 3%.

Los salarios de los trabajadores de otros regímenes de la Seguridad Social subirán algo menos. El Ejecutivo también ha estimado a la hora de elaborar los presupuestos que los incrementos de la base mínima de cotización de los trabajadores autónomos, los del régimen agrario y los empleados del hogar aumentarán un 2%.

Las bases máximas del régimen general, por la que cotizan los salarios más altos, quedará fijada en 2.731,50 euros, registrando un incremento del 3%.

Además de la evolución de los salarios, el otro gran factor que se tiene en cuenta para calcular los ingresos que obtendrá la Seguridad Social por la vía de cotizaciones sociales (que es su principal fuente de financiación), es el aumento estimado del número de cotizantes.

Los tipos de cotización (parte de la base que retiene el sistema a empresarios y trabajadores en concepto de impuestos al trabajo) permanecerán inalterables en el 28,3%.

Para 2004, el Ejecutivo ha previsto un incremento del número de cotizaciones del 1,9%. A diferencia de los salarios, de los que se espera un comportamiento similar al que están teniendo este año, el aumento previsto del número de cotizantes es muy moderado, ya que hasta agosto vienen aumentando a una media mensual del 3%.

No obstante, la Seguridad Social suele ser prudente en sus cálculos de ingresos, de ahí que luego aumente el número de cotizantes por encima de lo previsto y, en consecuencia, también se recaude más. Si bien los nuevos cotizantes tienen bases de cotización más bajas, tal y como reconoce expresamente el texto de presupuestos de la Seguridad Social: 'Se estima un crecimiento de la base de cotización del 3,2% de los contratos procedentes de 2003 y se tiene en cuenta la incidencia de la menor cuantía en los salarios de los nuevos contratos'.

Esto se observa más claramente en el régimen general, -al que cotizan casi ocho de cada diez afiliados- donde la base media de cotización creció anualmente hasta 2002, cuando era de 1.233,50 euros al mes, pero al año siguiente y por primera vez, la base media descendió a 1.180,99 euros mensuales. Esta es la consecuencia de la llegada al sistema de bajos salarios procedentes en su mayoría de inmigrantes y empleados temporales. Aunque en 2004 el Gobiern confía en una subida.

Cuatro regímenes son deficitarios

Una de las características principales de la Seguridad Social en España es que es 'solidaria'. Si esto no fuera así, sería el Estado, con lo que ingresa por impuestos, quien tendría que pagar a los pensionistas de la mayoría de los regímenes especiales del sistema, salvo el de autónomos.

La razón no es otra que estos sistemas son abultadamente deficitarios, esto es: ingresan mucho menos de lo que pagan a sus afiliados. En estas circunstancias se encuentran los regímenes agrario, del mar, de la minería y del hogar.

El régimen que tiene mayores números rojos es el agrario. Los trabajadores del campo pagarán en 2004 un total de 1.526,02 millones de euros por cotizaciones sociales, al tiempo que los gastos en prestaciones de los afiliados a este régimen ascenderán a 8.628,85 millones de euros. Esto arroja un déficit de 7.102,83 millones de euros, y equivale casi al superávit que registra el régimen general de la Seguridad Social, que se calcula que ascenderá a 9.591,79 millones de euros en 2004.

El segundo régimen más deficitario es el de los trabajadores del mar que adeudarían al resto del sistema 1.003,67 millones de euros.