Venta

Banesto busca un comprador para la inmobiliaria Urbis

Urbis, controlada por Banesto, puede ser en breve la protagonista de la tercera gran operación de consolidación en el sector inmobiliario tras las fusiones de Vallehermoso con Sacyr y de Bami con Metrovacesa.

La última gran empresa del sector bajo el paraguas de la banca ha sido ofrecida a potenciales inversores interesados en adquirir el 51% del capital en manos de Banesto.

La propuesta en alguno de los casos ha sido realizada por el SCH, matriz de Banesto, y sin mediar por medio cuaderno de venta, según fuentes cercanas al proceso.

MÁS INFORMACIÓN

El socio de control también estaría dispuesto a reducir su participación en Urbis a través de un proceso de fusión con alguna empresa que facilite liquidez.

Fuentes oficiales de Banesto afirman que 'ahora mismo no hay nada sobre este asunto' que, añaden, aparece de forma recurrente en los últimos meses.

Otras fuentes cercanas a la entidad financiera sostienen, sin embargo, que existen contactos incipientes para realizar la operación.

Una de las dificultades para vender todo el paquete del banco es que obligaría al comprador a lanzar una opa sobre la totalidad del capital.

La operación podría articularse entonces a través de una venta parcial, acompañada de una opa limitada posterior.

Una de las incógnitas de una operación de venta en Urbis es la posición que adoptará Dragados, que controla el 20% de la inmobiliaria. Florentino Pérez, presidente de ACS, el socio de control de Dragados, ha afirmado que quiere mantener ese paquete, aunque ha admitido que si hay una buena oferta de compra encima de la mesa, se estudiará. La posible venta de las acciones de Banesto ha disparado la cotización de Urbis, que en los últimos tres días ha subido el 8%.

Mucha promoción pero poco patrimonio

El fuerte peso de la actividad de promoción frente al patrimonio en renta es uno de los 'inconvenientes' que analistas y teóricos candidatos a comprar Urbis han visto siempre

en esta compañía.

El equipo directivo de Urbis ha ido mejorando la relación entre actividad promotora y edificios en propiedad puestos en arrendamiento, pero todavía queda un largo recorrido. Mientras que la promoción de viviendas generó a Urbis una cifra de negocio de 308,7 millones de euros en el primer semestre del año en curso, los ingresos por alquileres fueron de 18,4 millones.

La valoración de activos de la inmobiliaria realizada por CB Richard Ellis ilustra esta dependencia de la actividad promotora. CB Richard Ellis cifraba el valor de Urbis a 31 de diciembre de 2002 en 2.516,94 millones de euros. De esta cifra, únicamente 416,10 millones correspondían a inmuebles en arrendamiento y otros 99,65 millones de euros estaban referidos a edificios para alquiler en curso de ejecución.

Con el mercado de la vivienda en sus cotas máximas, el Santander buscaría la venta a corto plazo, antes de que se eche encima el cambio de ciclo.

Dos jugadores solitarios a la espera de su momento

Si Urbis aparece siempre como sociedad a adquirir, Colonial está en todas las quinielas como la gran candidata a protagonizar fusiones y compras. La inmobiliaria de La Caixa sondeó una posible integración con Metrovacesa; pero el BBVA optó por los 545,4 millones de euros que Bami le puso sobre la mesa por el 23,9% de la sociedad. Colonial lo intentó de nuevo con una propuesta de fusión a tres bandas: Colonial-Metrovacesa-Bami. Tampoco prosperó, esta vez por problemas de protagonismos personales y, según algunos, también regionales. El nombre de Colonial surgió después como posible tercero en discordia en la opa hostil que Caltagirone lanzó sobre Metrovacesa a primeros de este año. Desde Colonial siempre han guardado silencio, roto únicamente para desmentir ante la CNMV el protagonismo que otros les atribuyen. Pero como acostumbra a decir lacónicamente su consejero delegado, Juan José Bruguera, ante los movimientos que vive el sector, 'algo tendremos que hacer'.

Un sector en pleno proceso de fusiones y compras

La concentración de las compañías inmobiliarias en grandes grupos mediante fusiones o compras está siendo una constante en los últimos ejercicios. En muy pocos años nombres como Prima, Zabálburu, Inmobiliaria Filo, Vallehermoso o Bami han desaparecido o están a punto de hacerlo absorbidos por otras compañías, o han pasado ha complementar el nombre de la sociedad dominante. Mañana mismo las juntas generales de Metrovacesa y de Bami aprobarán la fusión de las dos compañías mediante la absorción de la segunda por la primera. Urbis realizó su propia fusión con la inmobiliaria de Dragados, pero fue también una operación interna dentro del grupo Santander, entonces accionista de referencia de las dos compañías. A partir de ahí, la inmobiliaria ha ido quedando descolgada en los distintos procesos de concentración. La opinión generalizada en el sector es que la estrategia del anterior equipo directivo de Banesto supuso un freno a la posible consolidación de Urbis en otro grupo.