Consejo de administración

Alierta asume todo el poder ejecutivo de Telefónica y elimina Admira

Telefónica ha aprobado hoy en su Consejo de Administración una drástica remodelación en la estructura para "adaptarse a la nueva realidad de gestión con simplicidad", una vez concluido el proceso de reestructuración y reducción de los distintos activos y negocios del grupo.

Los aspectos más relevantes, según un comunicado oficial de la operadora, son la incorporación de Telefónica Data a los negocios de telefonía fija en España e Iberoamérica, y la desaparición de Admira.

La simplificación organizativa también implicará que Planificación y Control de Gestión pase a depender del área de Estrategia, y Recursos se integre en Finanzas Corporativas.

TELEFÓNICA 3,58 -1,59%

Cambios en la cúpula

Entre las principales novedades, se ha hecho oficial la dimisión del consejero delegado, Fernando Abril-Martorell, que fuentes próximas al Consejo confirmaban a Cinco Días por la mañana. Su marcha coincide con la supresión de esa figura en el árbol del grupo. De esta forma, el presidente, César Alierta, asume de forma íntegra el poder ejecutivo, no sin antes aprovechar para agradecer por escrito la "inestimable contribución al notable desarrollo del Grupo" de Abril-Martorell.

El próximo 1 de octubre, éste abandonará un cargo que fue creado especialmente para él el 10 de agosto de 2000, y pasará a ser asesor del presidente. Licenciado en Derecho y Ciencias Empresariales, entró en Telefónica en 1997, al frente de la Dirección General de Finanzas Corporativas. Un año más tarde, se agregó a sus responsabilidades dentro del grupo la presidencia no ejecutiva de TPI, a la que no tardaría en dedicarse por completo. Vital fue la responsabilidad de Abril-Martorell en la salida a bolsa del negocio de páginas amarillas.

Las diferencias con el entonces presidente de la operadora, Juan Villalonga, le obligaron a dejar ese cargo y a salir del grupo en junio de 2000. Su renuncia marcó el fin de la etapa del equipo de ejecutivos afines al antecesor del hoy presidente, César Alierta. Dos meses después, se creó un puesto como consejero delegado a la medida de Abril-Martorell, en el que ha permanecido tres años.

Reparto del 30% de Antena 3

Por otro lado, el Consejo de Administración ha decidido hoy que el reparto del 30% de Antena 3 en forma de dividendo entre sus accionistas será a razón de una acción por cada 297,351102851177 de Telefónica y que se valorará cada acción de Antena 3 a 25,20 euros. Tras este reparto, Telefónica se quedará con un 4,3% de capital de Antena 3 y su intención es venderlo en las mejores condiciones de mercado posibles, según han confirmado a la agencia Efe fuentes de la operadora.

La distribución del 30% de la Antena 3 en forma de dividendo fue aprobada en la última Junta General Ordinaria de Accionistas de Telefónica del pasado 11 de abril y su reparto está supeditado a la admisión de la cotización de las acciones por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.