Renta variable

La renta variable gana puntos

Las subidas bursátiles han impulsado la rentabilidad de más de 70 planes de pensiones por encima del 10%

El mantenimiento de altas rentabilidades en los mercados bursátiles españoles e internacionales ha ido situando en los puestos de cabeza a un selecto grupo de planes de pensiones especializados en este tipo de activos con rendimientos superiores al 20% acumulado en el año. Con ganancias por encima de los dos dígitos, hay en estos momentos alrededor de 70 planes de pensiones, la cifra más elevada de los últimos tres años y medio. Las rentabilidades de los planes de Bolsa alcanzan en los mejores casos niveles del 35%, aunque se trata de planes constituidos por lo general en los dos o tres últimos años y orientados a inversiones de alto riesgo y con un nivel alto de volatilidad. Después de tres años de haber presentado rendimientos muy negativos, este año están compensando en alguna medida las pérdidas precedentes aprovechando el buen momento de algunos segmentos del mercado, como la renta variable tecnológica o la Bolsa japonesa.

En conjunto, los planes de renta variable, poco más de un centenar y con un patrimonio que ronda los 1.800 millones de euros, presentan una ganancia media del 10,5% en lo que va de año y del 5,5% en los 12 últimos meses. Son, naturalmente, los más alcistas y superan de largo a las otras cuatro grandes categorías de planes de pensiones. Los partícipes que están en planes de pensiones bursátiles son en estos momentos minoría, razón por la que las elevadas ganancias de estos planes están teniendo una repercusión moderada en los bolsillos de los perceptores de planes de pensiones privadas, aunque aquellos que se jubilen por estos meses y que no se hayan cambiado a planes de renta fija han logrado mejorar de forma considerable en este periodo reciente, desde la pasada primavera, las rentas a percibir.

El cambio desde planes de renta fija a renta variable se está produciendo con muy escasa intensidad, a juzgar por las valoraciones que realizan los gestores de fondos de pensiones. Hay todavía un gran recelo y un elevado grado de incertidumbre hacia el carácter sostenible de las rentabilidades que puedan proporcionar los planes de pensiones bursátiles en un horizonte de medio plazo, lo que retrase a muchos partícipes a la hora de cambiar de plan.

Los traspasos desde planes de renta fija a otros de renta variable están siendo muy tímidos, según las gestoras

Algunas gestoras, sin embargo, están impulsando un cambio gradual para estimular, sobre todo, la diversificación de las carteras totales de los inversores. Los que están en renta fija, que constituyen la inmensa mayoría del colectivo inversor, están experimentando desde hace tres meses una continuada pérdida de rentabilidad, aunque el ritmo de descenso de las rentabilidades ha sido sensiblemente más pausado del que se esperaba hace unos pocos meses, cuando dio comienzo el ajuste en los precios de la renta fija y el consiguiente incremento de los tipos de interés a largo plazo.

En las últimas semanas ha predominado la estabilidad en los mercados de renta fija, pero no es descartable el reinicio de un nuevo proceso de aumento de los tipos a largo plazo y, por consiguiente, un deterioro de las ganancias de los planes de pensiones. Los de renta fija en sentido estricto (es decir, los que no cuentan con renta variable en su cartera) presentan a estas alturas del año una rentabilidad media del 1,6% acumulada desde enero y algo superior al 2,5% en términos anuales.