æscaron;ltima

Las cajas exponen siglo y medio de ahorro

Tras la muerte de Fernando VII intelectuales y políticos impulsaron la creación de las cajas de ahorros. Una exposición narra la evolución de estas instituciones desde su nacimiento hasta la actualidad

A última hora de la tarde de ayer los operarios colocaban en las vitrinas utensilios que hace más de 100 años españoles con problemas económicos empeñaron en un monte de piedad. Como un libro de horas de la Familia Real española y que pertenece a la colección Caja Madrid o la cámara fotográfica que un soldado italiano tuvo que empeñar en el siglo XIX.

La Confederación Española de Cajas de Ahorros (Ceca), nacida en septiembre de 1928, ha organizado una exposición que hoy se inaugura para conmemorar el 75 aniversario de su creación y narrar la historia de las cajas de ahorros en España, así como la influencia que han ejercido sobre la sociedad.

Fue el ministro del Interior Diego Medrano quien en 1835 impulsó la creación de cajas de ahorros en varias ciudades españolas. Las cajas habían sido ideadas por intelectuales y políticos que regrasaron a España tras la muerte de Fernando VII como entidades con las que combatir la pobreza. Con anterioridad, en el siglo XVIII, los montes de piedad luchaban contra la usura.

La exposición arranca en el siglo XVIII, con cuadros de la época para recordar el nacimiento de los montes de piedad. Recorre el siglo XIX, se detiene en 1835 y sigue con el paso al liberalismo, mostrando cuadros de los fundadores de las primeras cajas de ahorros y maquetas de los primeros ferrocarriles.

En 1921 se inicia el periodo que Juan Ramón Quintás Seoane, presidente de la Ceca, define en el catálogo de la exposición como 'Prometeo encadenado'. Cinco años después se prohibía a las cajas el mantenimiento de cuentas corrientes y la transferencia de fondos. Dice Quintás: 'La historia casi doblemente centenaria de nuestras cajas está en buena parte caracterizada por la tensión más o menos explícita entre el afán de autonomía de las cajas y la voluntad intervencionista de los poderes públicos sobre las formas de gobierno y actividades de aquéllas'. La polémica creada cuando el pasado mes de junio el gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, instó en el Congreso de los Diputados a que las cajas limitaran su expansión y a que regresaran a sus 'raíces' no tiene, sin embargo, un lugar reservado en la exposición, aunque bien parece enlazar con lo apuntado anteriormente por Quintás.

La 'larga noche intervencionista', según Quintás, terminará en los años setenta. Fotografías de la época franquista y de la llegada de la democracia ilustran este paso. Con las victorias electorales de PSOE y PP y el Prestige finaliza la exposición, no sin recordar que hoy el sector representa el 50% del mercado financiero español.