Inversión Colectiva

Los fondos de inversión que vencieron la crisis

Cuatro años y medio es un periodo suficiente para sacar conclusiones en torno a la labor de los gestores al frente de sus fondos de inversión. Más aún cuando en ese periodo, el que va desde el 1 de enero de 1999 hasta el 31 de julio de 2003, se han sucedido tres fases bien diferenciadas en los mercados de valores. La primera, hasta marzo de 2000, caracterizada por desmesuradas subidas de los mercados y la formación de lo que se ha denominado la burbuja bursátil. La segunda, desde marzo de 2000 hasta marzo de 2003, de fuertes caídas y algún que otro rebote significativo. La tercera, desde marzo de este año hasta la actualidad, marcada por lo que parece ser el comienzo de la recuperación.

En esos cuatro años y medio -y siete meses, más concretamente- el Ibex 35 ha perdido un 28,21%, en términos brutos, esto es, sin tener en cuenta el pago de dividendos de las compañías que lo componen. Más de 40 fondos de renta variable española han superado al índice en este periodo, sin tener en cuenta las comisiones que cargan a los partícipes, que de media son del 2,25% anual. 46 fondos de un total de 77 productos existentes con un historial igual o mayor al mencionado. Es decir, que más de la mitad de los fondos de Bolsa española que existían en enero de 1999 han logrado batir al Ibex, aunque unos lo han hecho mucho mejor que otros.

El sobresaliente corresponde a cuatro fondos de inversión que no sólo han conseguido batir al Ibex y al Índice General de la Bolsa de Madrid -con una pérdida del 14,42%-, sino que son los únicos que han cerrado el periodo evitando los números rojos que se instalaron en toda la categoría. La lista la encabezan dos fondos de Bestinver Gestión, el Bestinver Bolsa (+67,26%) y el Bestinfond (+64,95%), a los que siguen el Urquijo Bolsa, de Urquijo Gestión, con una ganancia del 3,92%, y el Espírito Santo Bolsa Española Selección, con un 1,22%, de Espírito Santo Gestión.

De los 77 fondos de renta variable española que había en 1999, 46 han logrado batir al Ibex

¿Cómo logran los gestores de estos fondos obtener beneficio de un mercado bajista como el vivido en los últimos años? Cada maestrillo tiene su librillo, como reza el refrán, pero básicamente se trata de fondos cuyo índice de referencia no es el Ibex 35 y que, por lo tanto, disponen de mayor libertad a la hora de invertir que otros fondos directamente más ligados al índice. El folleto de Bestinver Bolsa explica lo siguiente: 'Las inversiones del fondo se dirigirán al mercado español, buscando valores que se encuentren infravalorados por el mercado, invirtiendo en todo tipo de valores tanto de alta como de baja capitalización bursátil, valores negociados en el mercado continuo y corros de la Bolsa de Madrid, sin especial predilección por ningún sector'. Es decir, que los gestores de Bestinver apostarán por toda aquella compañía, grande o pequeña, que ellos consideren que tiene potencial de revalorización y sin que el mercado lo haya percibido. Este fondo, por ejemplo, invierte tanto en Repsol, Acciona e Iberdrola, como en Indo, Cevasa o Lingotes Especiales.

'Cuando lanzamos el fondo no queríamos que estuviera ligado a un índice porque ya teníamos uno. Queríamos un fondo con más libertad a la hora de gestionarlo', relata Enrique Cábanas, director de Urquijo Gestión. El producto, gracias a esta política de inversión flexible, ha logrado acumular una ganancia del 3,92% invirtiendo en compañías de todo tamaño, aunque con predominio de las empresas de mayor capitalización bursátil. 'El resultado ha sido posible gracias a la combinación de dos factores', continúa Cábanas. 'De un lado, se trata de un fondo que en los peores momentos no se ha mantenido invertido totalmente, sino que se ha llegado a cotas de liquidez de hasta el 30%. Del otro, se ha invertido hasta un 30% de la cartera en valores de la zona euro, rozando los límites que impone la normativa'.

La desinversión durante los momentos de caída del mercado es una de las razones que explican que muchos de estos fondos hayan paliado en cierta medida la debacle de la Bolsa. Muchas carteras han ampliado en situaciones de incertidumbre sus cotas de liquidez para reinvertirlo una vez que las perspectivas han mejorado. Esta técnica permite cubrirse de las caídas, al igual que el uso de derivados, instrumento del que se echa mano cuando la cartera está totalmente invertida.

Flexibilidad

El éxito del Espírito Santo Bolsa Selección, otro de los fondos que han logrado mantenerse cuatro años en número negros, obedece también a la flexibilidad aplicada en su gestión. 'La cartera del fondo se centrará en aquellos valores de la Bolsa española que ofrezcan en cada momento un mayor potencial de revalorización, realizándose una constante labor de selección', reza el folleto de este fondo. 'æpermil;sta se dirigirá a compañías que reúnan, entre otros posibles criterios, una línea de negocio clara, proyecciones estables de beneficio, alta rentabilidad por dividendo o cotizaciones atractivas; comprendiendo valores de alta, mediana y reducida capitalización'. La cartera de este producto, a 31 de marzo de 2003, estaba invertida tanto en valores grandes como Telefónica, Repsol y el Santander, como en valores de tamaño reducido como Barón de Ley, Aldeasa o Dinamia.

La apuesta por valores de pequeña y mediana capitalización ha sido clave para que estos fondos, y muchos otros, superen al Ibex 35. Son productos que han aplicado estrategias de gestión denominadas de valor, es decir, la apuesta por compañías infravaloradas en ese momento por el mercado pero con potencial aumento de beneficios. Al ser compañías pequeñas, suelen ser mejor seguidas por los analistas. De los 20 valores de la Bolsa de Madrid que más se han revalorizado desde enero de 1999, tan sólo cuatro pertenecen actualmente al Ibex 35: Zeltia (+414,96%), Acerinox (+89,06%), Dragados (+72,38%) e Indra (55,99%). Por detrás de Zeltia, el valor que más se ha revalorizado, aparecen de menor tamaño de la talla de Elecnor (+229,74%), Montebalito (+202,04%), Banco Zaragozano (+142,89%) o Cepsa (+116,14%).

'El nuestro es un fondo nada correlacionado con el Ibex', afirma Ricard Vidal, gestor de EDM. El fondo EDM Inversión pierde sólo un 1,22% desde 1999. 'Invertimos en compañías con criterios tanto de crecimiento como de valor, empresas atractivas de valoración, que en unas ocasiones pueden ser de pequeña capitalización y en otras de gran tamaño'.

En definitiva, son los fondos que más se han apartado del Ibex los que mejor lo han hecho en los últimos años. Pero también hay fondos más ligados al índice que han conseguido superarlo. 'Intentamos que el fondo no se separe del Ibex, aunque la idea es batir al índice con valores de primera línea', explica Antonio Pérez Labarta, gestor del fondo Altae Bolsa de Gesmadrid. El fondo le ha sacado 5,46 puntos al Ibex con apuestas a medio plazo por valores en los que la gestora ve que hay potencial.

Un caso bastante ilustrativo de cómo se han comportado los fondos de renta variable española en función de su acercamiento o no al Ibex se puede encontrar en una sola gestora como la del Santander. Los fondos de este grupo eligen los valores a invertir según las recomendaciones que hagan los equipos de analistas, distribuidos por sectores. 'Luego hay un gestor encargado de seleccionar las empresas susceptibles de inversión para los fondos, en función de las recomendaciones', explica Ricardo Domingo, gestor del Santander.

La gestora del Santander tiene cuatro fondos que han batido al índice, pero unos lo han hecho en mayor medida que otros. Entre los primeros se sitúan, por ejemplo, el SCH Acciones Españolas Plus y SCH Renta Variable Española 100, que son fondos que invierten en compañías de elevada capitalización, pero que dan entrada a compañías de menor tamaño. 'El SCH Renta Variable Española 100 es un fondo de gestión de valor, que elige empresas baratas con estimaciones de beneficios que hayan sido revisadas al alza', explica Domingo. Otro fondo, el SCH Índice España es, por el contrario, un fondo que trata de replicar al Ibex lo más exactamente posible. Y aún le ha sacado 1,9 puntos al índice.

Los fondos que han logrado los mejores resultados en cuanto a rentabilidad en este periodo de tiempo se han caracterizado casi siempre por su constancia. Desde enero de 1999 hasta finales de julio han transcurrido 55 meses. En este periodo, el fondo que durante un mayor número de meses ha logrado batir al Ibex 35 (comparando rentabilidades mensuales del índice y de cada uno de los fondos) ha logrado hacerlo en 35 meses.

Hay 20 fondos (sobre 77) que han conseguido batir al índice selectivo español en más de 30 ocasiones, lo que significa que sus gestores han proporcionado a los partícipes que han podido entrar y sobre todo salir de dichos fondos en este periodo de tiempo una mayor garantía de rendimiento para sus inversiones.

La consistencia a la hora de batir al Ibex 35 mes a mes la demuestran sobre todo los fondos que también ocupan las primeras posiciones en rentabilidad absoluta entre el principio del ciclo y el mes de julio de este año. Entre los fondos más consistentes en este aspecto vuelven a destacar los dos de Bestinver, con 34 meses de superación del Ibex 35 sobre los 55 meses que abarca el periodo analizado. Hay varias gestoras que cuentan con dos o más fondos en este grupo de fondos que consistentemente mejoran las ganancias del mercado. Lo más significativo es que casi todos los fondos que se encuentran en esta situación han logrado batir al Ibex tanto en el periodo bajista del ciclo bursátil como en los cortos periodos de subidas de la Bolsa.

Los grandes también ganan, alguno por goleada

Hay 13 fondos de renta variable cuyo patrimonio superaba los 100 millones de euros al cierre del mes de julio. A principios de 1999 eran 19 los fondos que superaban esta cota, dos de ellos con patrimonios superiores a los 500 millones de euros. Es decir, fondos de tamaño realmente grande.

Estos 13 fondos reúnen más de la mitad del patrimonio que gestionan en conjunto los fondos españoles de renta variable. En estos cuatro años y medio, siete de estos fondos han logrado batir el Ibex 35 y los otros seis se han quedado por debajo.

No hay, por lo tanto, una relación directa entre el tamaño y las oportunidades de rentabilizar el ahorro. A veces se ha considerado que los fondos de gran tamaño deben estar más pegados al Ibex 35 y tener un mayor grado de indización debido a la amplitud del colectivo de inversores que tiene su dinero en el fondo y, por lo tanto, a la necesidad de dotarle de una gestión más conservadora y menos agresiva.

En realidad, entre los siete mayores fondos que ganan al Ibex 35 en este periodo de cuatro años y medio hay uno, el Bestinver Bolsa, que ha sacado más de 90 puntos de ventaja al índice selectivo en este plazo. Este fondo ya se ha colocado entre los 13 grandes, ya que gestiona más de 125 millones de euros, con aumento de 116 millones de euros desde enero de 1998, en parte gracias a la revalorización de su cartera, en parte debido a la entrada neta de recursos invertidos por los partícipes que llegan atraídos por sus buenos rendimientos.

Los otros grandes fondos de renta variable nacional que han batido al Ibex 35 en este periodo lo han hecho por escaso margen de uno a tres puntos, a excepción de uno que ha mejorado en siete puntos el resultado del Ibex 35. Pero, por lo general, la regla mencionada anteriormente, es decir, el perfil eminentemente conservador de los fondos bursátiles, se cumple en la mayoría de los fondos de tamaño grande, fondos que tienden a mantener una cartera muy parecida en su composición a la del Ibex 35 para que sus resultados difieran lo menos posible del índice de referencia.

El grado de adhesión de los partícipes a los grandes fondos de renta variable nacional es muy variado. Solamente en cinco de ellos el patrimonio actual es superior al que existía a finales del año 1998. En dos fondos de este grupo, la crisis bursátil de los últimos años ha hecho que se evaporara más de la mitad del patrimonio, en parte por pérdida de valor, en parte por salida de inversores.