Resultados

Zurich Financial cae un 6,1% en Bolsa pese a anunciar beneficios semestrales

Zurich Financial Services, la principal aseguradora suiza, logró volver a beneficios semestrales en la primera mitad del año, después de haber pasado un 2002 teñido de rojo. El grupo anunció ayer un beneficio de 630,2 millones de euros en el primer semestre. Un año antes, la compañía helvética había comunicado 2.030 millones de pérdidas.

æpermil;ste beneficio, además, supone el segundo resultado positivo consecutivo. En el segundo trimestre estanco, la entidad obtuvo un beneficio de 527,7 millones. La recuperación de la cuenta de resultados se ha basado en dos pilares. Por una parte, el negocio ha registrado un comportamiento mucho mejor que en el primer semestre de 2002.

Así, las primas brutas crecieron un 26%, hasta 23.463 millones. Este crecimiento se ha visto espoleado por el ramo de no vida. En este segmento, Zurich logró un alza del 29%, que situó la cifra total de negocio en 17.350 millones. El ramo de vida creció más, pero su peso en el conjunto del balance es mucho menor. En este negocio, la aseguradora facturó 5.753 millones, un 31% más.

Y no han sido sólo los ingresos los que han registrado una mejoría. La ratio combinada -relación entre ingresos y gastos- cayó hasta el 98,8% desde el 119,7% registrado un año antes. Esto significa que la compañía está logrando beneficio con la venta de pólizas de no vida, y no tiene que recurrir a resultados financieros.

La segunda pata sobre la que se ha fundamentado el beneficio de Zurich ha sido, según los analistas, la mejora de los mercados financieros. Un reflejo de esta mejoría han sido los propios títulos de Zurich Financial. La cotización se ha incrementado un 33,9% en lo que va de año, frente a la pérdida del 51,2% el pasado año. En la sesión de ayer, no obstante, los inversores recibieron con frialdad los resultados y la acción se desplomó el 6,1%. Los inversores, según los expertos, temen que el buen comportamiento del negocio se deba más a los ingresos por las desinversiones que al negocio puramente asegurador.

El máximo ejecutivo del banco, James Schiro, ha llevado a cabo un proceso de reestructuración, que ha llevado a la calle a 4.500 trabajadores y a la venta de activos valorados en más de 1.168 millones. El banco perdió 3.000 millones en 2002.