Un accidente con precedentes

No es la primera vez que una tragedia arrasa las instalaciones de Repsol YPF en Puertollano. El de hoy es el sexto accidente que asola el lugar en los diez últimos años y eleva a once las víctimas mortales, ya que los anteriores siniestros se saldaron con ocho fallecidos.

El más grave de los accidentes ocurridos en Puertollano ocurrió el 26 de agosto de 1996, cuando cuatro trabajadores fallecieron al explosionar una caldera de la planta petrolífera. Tres años antes, el 18 de junio de 1993, otros dos trabajadores murieron tras una fuga de gases mientras realizaban tareas rutinarias de limpieza en la factoría de Puertollano.

El 23 de febrero de 2001, dos empleados murieron intoxicados en esta refinería manchega tras inhalar alguna sustancia tóxica y el 11 de noviembre del mismo año, dos trabajadores resultaron gravemente heridos por inhalación de gas sulfhídrico, al producirse un escape en la tubería que estaban reparando en la unidad de tratamiento de gases de Repsol Petróleo en esta localidad manchega.

REPSOL 14,45 -0,69%

Anteriormente, el 31 de julio de 1996, otro trabajador del complejo repsol perdió la vida a consecuencia de las quemaduras sufridas tras la deflagración registrada el 19 de julio anterior en la refinería de Respol-Butano ubicada junto al puerto de Barcelona en una tragedia que causó heridas graves a otro empleado y leves a otros cinco.

La última explosión registrada en instalaciones de Repsol tuvo lugar el pasado 7 de abril en La Coruña, donde resultaron heridas cuatro personas, dos de ellas con quemaduras graves.