Coyuntura

El precio del pollo sube un 13,4% en doce meses y amenaza a la inflación

El precio de la carne de pollo subió un 5,3% en julio (el doble que en junio) y su avance en los últimos 12 meses se sitúa ya en el 13,45%, lo que supone un grave riesgo de aceleración del IPC, dado que otros componentes alimenticios de la cesta de la compra han experimentado también un avance. Los precios de los alimentos registraron una subida interanual del 3,91% en julio, según la muestra elaborada por Economía entre los 60 productos de más consumo.

El director de Política Comercial del Ministerio de Economía, Manuel Lagares, señaló ayer que su departamento, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), seguirá 'con atención' en los próximos meses la evolución del precio del pollo, ante la subida registrada en el mes de julio del 5,3%, 'difícilmente comprensible'.

En declaraciones a Europa Press, Lagares atribuyó este incremento a la subida del precio en origen durante el pasado mes, concretamente un 37,8% y a la reducción de la oferta en torno a las 500.000 unidades, y apuntó que las perspectivas no son 'excesivamente positivas'.

'Si seguimos manteniendo variaciones en el precio de origen de esta magnitud, evidentemente es previsible que la presión al alza del precio de venta al público continúe creciendo', subrayó Lagares, quien agregó que el precio en lonja subió un 61% en los tres últimos meses, al tiempo que el de venta al público lo hizo en un 10%.

Por su parte, el secretario de Estado de Comercio y Turismo, Juan Costa, destacó, en declaraciones a Europa Press, que a lo largo del mes de julio se ha consolidado la tendencia a la moderación de los precios de la alimentación iniciada hace tres meses, por lo que es previsible que esta rúbrica tengan una aportación 'moderada' al IPC y que la alimentación registre un comportamiento mejor que el que tuvo hace un año.

La evolución media de los 60 productos de más consumo analizados por el Ministerio de Economía es de un avance del 3,91% en los últimos 12 meses, con aceleraciones fuertes en productos de consumo masivo como el pollo y algunas frutas.

Entre los productos frescos, destacan, además del incremento del pollo, las subidas de las peras de agua, un 12,51%, y de las judías verdes, un 12,34%. Otros productos que registraron aumentos en sus precios fueron: naranjas (4,24%), cerdo (1,18%), huevos (0,08) y ternera (0,04%).

Por su parte, las acelgas y los plátanos fueron los productos frescos que más bajaron en julio, un 7,10% y un 5,79%, respectivamente.

La alimentación pesa un 22% en el IPC

El peso de la alimentación en la cesta del índice de precios de consumo es de un 21,93%, ligeramente superior al año pasado. De los casi 22 puntos de peso de los alimentos en el índice que mide el aumento de los precios de consumo, prácticamente uno se debe a la carne de pollo (0,897%). En los últimos 18 meses (desde enero de 2002 hasta junio de 2003), el avance del precio de la carne de ave ha sido neutral, ya que en junio se mantuvo en valor cien, base del índice en 2001. Sin embargo, con el avance de julio podría superar notablemente el cien que supone el estancamiento de los precios.

Dentro de la alimentación, la rúbrica que tiene mayor peso son el pan (1,8%), los cereales (1,32%), la carne de vacuno (1,43%), la leche (1,36%), las frutas frescas (1,649%) y otras carnes (2,18%), según el Instituto Nacional de Estadística.