Francia

El Gobierno francés desautoriza el plan industrial de EDF y le pide más rentabilidad

Francis Mer, titular del Ministerio de Economía francés, ha enviado una carta a las compañías estatales Gas de Francia (GDF) y Electricidad de Francia (EDF) para que elaboren un proyecto industrial que les permita incrementar su 'rentabilidad global, consolidando las posiciones adquiridas en Europa'. Este requerimiento supone una desautorización del proyecto de empresa 2003-2007 que EDF presentó el pasado 7 de julio al Ejecutivo galo.

Le Figaro, diario conservador francés que publicó ayer la información, deduce que el Ejecutivo galo no quiere que aumenten las adquisiciones de ambas corporaciones. Los planes pasan más bien por concentrarse en consolidar las que ya tienen, tanto en Europa como en el continente americano.

Las compras de las dos energéticas en América causaron recientemente una fuerte polémica en Francia. El Parlamento elaboró un informe, tras una investigación, en el que criticaba abiertamente las inversiones realizadas por EDF en Brasil y Argentina, movimientos que se vieron afectados negativamente por la devaluación de las monedas locales frente al euro.

Le Figaro destacó también ayer que, según lo que recoge el comunicado, la fusión entre ambas compañías está 'descartada' para el ministerio que dirige Francis Mer. A pesar de esto, Mer valida el esquema de servicios comunes entre las dos energéticas estatales en su carta, esquema que representa una plantilla de 50.000 trabajadores.

El Ejecutivo galo espera ahora que el proyecto que solicitan esté listo para el otoño, puesto que a finales de 2003 quieren poner en marcha un 'debate' para conseguir una evolución de la forma jurídica, en clara referencia a la privatización de las compañías. Mer elude hablar en su comunicado directamente de la venta de estas empresas, pero sí se refiere a un 'cambio de estatuto' que debe permitir a ambas 'establecer más fácilmente alianzas en Europa y disponer de medios financieros para su desarrollo'.