UE

España y Polonia defienden su cuota en el reparto de votos en la UE

La ministra española de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, y su homólogo polaco, Wlodzimierz Cimoszewicz, salieron ayer en defensa del actual reparto de poder institucional en la UE establecido en la cumbre de Niza (diciembre de 2000) y que es uno de los temas sujetos a revisión cuando en octubre comience la Conferencia Intergubernamental de la que saldrá la futura Constitución Europea.

'Polonia está decidida a defender las reglas aprobadas en el Tratado de Niza y a rechazar todo intento de modificarlas, en particular las relativas a la votación en el Consejo de Europa', manifestó Cimoszewicz en la rueda de prensa conjunta celebrada al final del encuentro. 'Nosotros también consideramos que las reglas vigentes, relativas a la votación, son razonables y deben ser mantenidas, primero porque son las que aprobaron también los 10 países que pronto serán miembros de la UE y, en segundo lugar, porque no se debe cambiar lo que aún no se ha estrenado', añadió Palacio.

En Niza, España y Polonia obtuvieron 27 votos cada uno en el futuro Consejo de la Unión Europea. La ministra española rechazó categóricamente la posibilidad de intercambiar votos en el Consejo por un mayor número de parlamentarios.

Los dos ministros certificaron además la total coincidencia de sus Gobiernos acerca de que Europa debe mantener una relación constructiva con EE UU y el compromiso de ambos países en contribuir a fortalecer la seguridad y estabilidad de Irak.