Reestructuración

Siemens despedirá a 2.300 trabajadores más de su negocio de móviles

El consorcio tecnológico alemán Siemens ha anunciado hoy que eliminará otros 2.300 empleos en su división de telefonía móvil ICM antes de finales de 2004. El grupo ha destacado que la medida va encamninada a reducir los costes en 1.000 millones de euros adicionales, para contrarrestar la debilidad del mercado. Los recortes afectarán a 500 empleados de Alemania, dijo el grupo, que no precisó en qué otros países se reducirá la plantilla.

"El mercado mundial de redes de telefonía móvil descendió un 15% el pasado año y este año el mercado se ha contraído un 20%. Además, la facturación del mercado de telefonía móvil se ha estancado pese a incrementarse las ventas por el aumento de la competencia", comentó el presidente de ICM, Rudi Lamprecht.

Paralelamente, Siemens desea elevar su cuota de mercado en el sector de redes de telefonía móvil mediante el aumento de sus inversiones sobre todo en tecnologías de tercera generación UMTS, así como en tecnología GSM (segunda generación) y EDGE (norma intermedia, llamada generación 2,5). Así, Siemens prevé que su cuota de mercado se amplíe en los mercados emergentes de Europa del Este, Asia y América Latina.

ICM es, junto a la división de redes de telefonía fija ICN, una de las filiales con problemas del grupo. En el tercer trimestre de su ejercicio 2002-2003 registró un beneficio operativo de 17 millones. Sin contar con los elementos extraordinarios, el resultado se encuentra en torno al equilibrio, y su margen se mantiene muy lejos del objetivo del 8 al 11% que se había fijado la compañía para el próximo ejercicio.

Plan de ahorro

La tecnológica germana redujo sus beneficios trimestrales un 12,8% en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal 2002-2003, y se ha visto obligada a emprender un programa de ahorro. El presidente de Siemens, Heinrich von Pierer, avanzó hace unos días la posibilidad de ampliar las medidas de reestructuración emprendidas por la empresa, que llevarían consigo un programa adicional de despidos. EL objetivo: ahorrar en los próximos dos o tres años un total de 1.000 millones en los departamentos de informática y administración.

No obstante, Von Pierer aseguró que Siemens prevé registrar en el cuarto trimestre de su ejercicio fiscal un beneficio neto de 500 millones, lo que permitirá cerrar el año con un beneficio neto de 2.200 millones.