Banca

JP Morgan y Citigroup pagan 260 millones por el 'caso Enron'

Los bancos de inversión JP Morgan y Citigroup acordaron ayer con el regulador de los mercados de EE UU el pago de 300 millones de dólares (260 millones de euros) para cerrar una investigación sobre el papel que desempeñaron ambas entidades en las irregularidades contables de Enron, que provocaron la mayor quiebra de la historia del país.

De este modo, JP Morgan pagará 135 millones de dólares a la SEC y Citigroup, otros 120. Esta última entidad también pagará 19 millones para cerrar una investigación sobre su colaboración en la contabilidad creativa de Dynegy, empresa competidora de Enron. Asimismo, las dos entidades pagarán 50 millones de dólares para cerrar una investigación paralela llevada a cabo por el Estado y la ciudad de Nueva York. El dinero irá destinado a compensar a las víctimas del fraude masivo de Enron.

Ayudar a engañar

Tanto Citigroup como JP Morgan están acusadas de haber ayudado y asesorado a Enron en los complejos mecanismos empresariales mediante los cuales la empresa ocultó gran parte de su deuda.

'Si sabes que estás ayudando a una empresa a confundir a sus inversores, estás violando la Ley del Mercado de Valores', señaló el responsable de supervisión del regulador. Según la SEC, los bancos colaboraron en el diseño de las 'transacciones prepagadas', una extraña forma de contabilidad, según la cual las entradas de dinero que procedían de créditos concedidos a Enron se recogían en las cuentas no como deuda, sino como ingresos procedentes de actividades productivas. Estos créditos se orquestaban a través de sociedades instrumentales opacas con nombres como Fishtail, Bacchus, Sundance o Slapshot.

'Cometimos errores', señaló JP Morgan en una carta al fiscal del distrito de Manhattan. 'No podemos deshacer lo que hicimos, pero podemos expresar nuestras disculpas y aprender del pasado. La entidad asegura que pondrá en marcha nuevas políticas para asegurarse de las transacciones en las que participa se publican de forma apropiada.

Charles Prince, el recientemente nombrado presidente de Citigroup, también señaló que las transacciones que provocaron la multa 'no reflejan los estándares actuales de activación del banco. Ni ocurrirían en este momento ni ocurrirán en el futuro'.

Un catálogo de trucos contables a cambio de 174 millones

Los ingenios contables que puso en marcha Enron con la ayuda de Citigroup y JP Morgan, desvelados tras una investigación de casi dos años, son capaces de confundir al más astuto de los abogados. Convertían montañas en deuda en cajas fuertes llenas de liquidez, y a cambio JP Morgan y Citigroup recibieron 200 millones de dólares (174 millones de euros) en comisiones. Una sociedad instrumental emitía deuda y traspasaba el capital a otra sociedad, ubicada en las islas Caimán. æpermil;sta firmaba contratos de suministro de petróleo con Enron y pagaba a Enron. El dinero fluía a Citigroup y después se cancelaba el contrato, de modo que el capital volvía a la sociedad instrumental inicial.

En la maraña de sociedades y acuerdos, Enron contabilizaba el capital que había pedido prestado como ingreso, mientras la deuda quedaba en la sociedad instrumental. Y lo que en realidad era un préstamo quedaba como una operación de intercambio de mercancías, avalada por la banca de inversión.

Según pusieron de manifiesto las investigaciones, las dos entidades llegaron a editar manuales de cómo llevar a cabo este tipo de transacciones, cuyo objetivo no era de carácter empresarial ni productivo, sino simplemente engañar al inversor.