Tecnología

Ericsson amenaza con reducir las inversiones en Suecia

La compañía sueca de telecomunicaciones Ericsson ha cerrado el segundo trimestre del ejercicio (los meses de abril a junio) con una pérdida neta de 2.728 millones de coronas suecas (295 millones de euros), lo que significa un incremento de 0,3% sobre el mismo periodo del año anterior y, sobre todo, unos resultados mucho mejores de lo esperado.

La mayoría de los analistas habían previsto unas pérdidas superiores, por lo que ayer, la noticia de reducción de números rojos junto a la promesa de regresar a beneficios este año impulsaron el precio de la acción un 15,43%.

En las citadas pérdidas se incluyen gastos extraordinarios destinados a la reducción de costes, por lo que sin esta aplicación, la pérdida se situaría en unos 200 millones de coronas (21,6 millones de euros) frente a los 3.100 millones de coronas (335 millones de euros) del mismo periodo del año anterior.

Respecto a la cifra de negocio en el trimestre registra un descenso del 28% al obtener 27.600 millones de coronas (2.981 millones de euros). Según el grupo, las ventas para el tercer trimestre se situarán en una línea muy similar o ligeramente superior.

El presidente de Ericsson, Carl-Henric Svanberg, se mostró confiado en lograr sus objetivos y aseguró que la empresa espera salir de las pérdidas en 2003. Esto supondría un importante giro para el grupo sueca, ya que lleva nueve trimestres consecutivos en números rojos.

En todo caso, Ericsson aún deberá arrastrar durante algún tiempo unas cargas extraordinarias de 11.000 millones de coronas (1.188 millones de euros) para hacer frente a un importante plan de despidos en el que está inmerso. A finales del segundo trimestre de 2002 el grupo contaba con 76.221 empleados, mientras que ahora tiene 57.644. Sobre este total, aún habrá 7.000 nuevas bajas.

Por otra parte, los máximos ejecutivos de Ericsson anunciaron ayer que si en el referéndum de adhesión al euro que se celebrará el próximo mes de septiembre sale un no, la compañía se planteará sacar parte de sus inversiones del país.