Fusión

ACS controlará el 54% de la mayor constructora española

La nueva ACS comenzará su andadura el próximo mes de diciembre, bajo el control de los accionistas de referencia de ACS, y con efectos contables desde el 1 de mayo de este año. El nuevo líder español de la construcción y los servicios será la segunda empresa europea del sector por capitalización bursátil, por detrás de Vinci, y la quinta por volumen de ventas.

La operación se hará mediante el canje de 33 acciones nuevas de ACS por cada 68 títulos de Grupo Dragados, lo que supone la emisión de 54,46 millones de nuevos títulos destinados a los accionistas de Dragados. Por tanto, la constructora que preside Pérez tendrá que ampliar su capital en el equivalente al 46% del grupo resultante. Las acciones que ACS controla en su competidor, el 33,49%, más la autocartera de Dragados, cifrada en el 1,39%, no entran en el canje y se amortizan.

ACS considera que la fusión con Dragados generará unos ahorros de costes de 75 millones de euros al año. Previamente, el nuevo grupo invertirá 90 millones de euros que serán contabilizados como gastos de fusión y que serán amortizados en 2003.

ACS 23,82 1,49%

La integración no implicará ajustes de plantilla ni la venta de activos relevantes, tal y como ha ocurrido en 'otras fusiones realizadas por ACS', según explicó Florentino Pérez en rueda de prensa.

Organización

La empresa resultante de la fusión se llamará ACS Actividades de Construcción y Servicios, mientras que la filial que aglutinará todas las actividades de construcción mantendrá el nombre de la segunda, Dragados. La de servicios industriales se denominará Cobra, como la filial de ACS, mientras que la actividad de servicios urbanos preservará el nombre de la subsidiaria de Dragados en este campo, Urbaser.

ACS generará el 50% de las ventas en construcción y la otra mitad en servicios. El 20% de la facturación se generará en el exterior.

El calendario fijado para la fusión establece que en agosto se publicará el informe del experto independiente nombrado al efecto por el Registro Mercantil.

En septiembre se convocarán juntas generales extraordinarias de ambas sociedades para, al mes siguiente, convocar otra junta general de accionistas en la que se decidirá sobre la aprobación de la fusión. Ya en diciembre de este año se hará el canje efectivo de acciones, así como la admisión a cotización de las acciones nuevas de ACS.

Las constructoras ACS y Dragados, una vez fusionadas, alcanzarán un volumen de ventas de 10.800 millones de euros este año, unos 30 millones de euros al día. En 2002, el beneficio neto pro forma de ambas empresas fue de 359 millones.

La nueva compañía, que nace con una deuda neta de 1.834 millones, contabilizará este año un Ebitda (resultado bruto de explotación) de 900 millones y una relación entre beneficios y recursos propios (ROE) del 20%.

Los activos de ACS tendrán un valor de más de 6.200 millones de euros y la capitalización bursátil superará los 4.400 millones.

Por actividades, ACS-Dragados liderará la construcción en España; los servicios industriales en nuestro país, Portugal y Latinoamérica; el tratamiento de residuos y los servicios portuarios y logísticos también en España; y, a escala mundial, las concesiones de infraestructuras de transporte.

El 'pay out' y la ecuación de canje

La ecuación de canje se ha determinado por varios métodos: cotizaciones de ambas empresas, informes de analistas, suma de partes aplicando múltiplos de empresas comparables y descuento de flujos de caja operativos. La relación de valor resultante coincide con la anunciada hace pocas semanas por los March, socios de referencia de ACS, e implica que el 65% de Dragados que no está en manos de ACS vale el 46% de la empresa resultante. Frente a las 2,06 acciones de Dragados que serán necesarias para tener una de ACS, la relación media en el último año ha sido de 1,92 acciones de Dragados por cada una de ACS. En ACS estiman adecuada la relación de valor acordada, que es casi idéntica a la de la cotización de la víspera ajustada por el pago de dividendo de ayer de ACS. Por fundamentales, asimismo, muchos expertos consideran que Dragados debería valer más. Quizá para mitigar esa impresión, los responsables de ACS resaltan el incremento previsto en la retribución de los accionistas de Dragados. El pay out, parte del beneficio que se destina a dividendo, será del 25%, el que suele abonar ACS, y superior al que reparte Dragados. El presidente de esta empresa, Antonio García Ferrer, esgrimió este dato para defender la ecuación. 'El canje es bastante satisfactorio y permite que el accionista de Dragados pase de un dividendo fijado en el 12% al 25% previsto tras la fusión', añadió.

Al mismo tiempo, el beneficio por acción crecerá con la operación, según ambas empresas. De 3,6 euros previstos sin fusión para ACS y 3,4 para Dragados en 2004, la nueva sociedad alcanzará cuatro euros ese mismo ejercicio.

GRANDES CIFRAS DE LA NUEVA SOCIEDAD

10.800. Millones de euros de facturación estimada en el ejercicio actual. La actividad de construcción aportará el 50% de esta cifra.

900. Millones de euros de Ebitda (resultado de explotación) previsto para este año. La ratio deuda neta sobre Ebitda en 2003 es de dos veces.

4.400. Millones de euros de capitalización bursátil. La nueva ACS se coloca en este caso como la segunda del sector en Europa.

1.738. Millones de euros de recursos propios. La relación deuda neta/fondos propios es actualmente del 105,5%, según el balance pro forma.

92.000. Empleados, cifra que supone un 0,5% de la población activa española y que la compañía asegura que va a mantener tras la fusión.

10.000. Millones de euros de inversiones en concesiones gestionadas. La compañía será la primera promotora mundial en este negocio.