Resolución

Las gestoras estarán obligadas a crear una oficina de atención al cliente

El proyecto de Ley de Instituciones de Inversión Colectiva que se está tramitando en el Senado otorga a la protección del inversor un papel predominante. Según destacó ayer la directora general del Tesoro, Gloria Hernández, la nueva normativa obligará a las gestoras a crear un departamento dedicado a atender las quejas y dudas de los partícipes. Asimismo, Hernández subrayó que las decisiones de este departamento tendrán carácter vinculante.

La directora general del Tesoro, que participó en las jornadas Oportunidades de gestión en la renta variable española: Ibex 35, el vehículo óptimo para aprovechar el factor país, organizadas por Bolsas y Mercados Españoles, precisó que el reforzamiento de la protección a los inversores es uno de los pilares de la nuevas normativas, tanto en el caso de proyecto de Ley de Instituciones de Inversión Colectiva, como en la nueva Ley Financiera. En este sentido, señaló que en el caso de que la resolución del departamento de atención al cliente sea contraria a los intereses del inversor, éste podrá recurrir al Comisionado para la Defensa de los Inversores que se creó en la Ley Financiera.

Hernández destacó también que la nueva ley posibilitará el acceso a los inversores españoles hacia vehículos de inversión que hasta ahora no tienen cabida en la normativa, como los fondos de alto riesgo y los fondos cotizados (ETF, en sus siglas inglesas).

Tal y como hiciera a principios de junio, la directora general del Tesoro aprovechó la ocasión para recordar que el proyecto de ley, conocido como Ley de Fondos, obligará a las gestoras a estar presentes en las juntas de las sociedades en las que tengan una participación relevante. Las gestoras que no estén obligadas a acudir, porque su participación sea limitada, deberán informar al partícipe si decidan estar presentes.

Calzada alaba a las empresas españolas

El presidente de la CNMV, Blas Calzada, considera que las compañías españolas han realizado una buena labor pese a la crisis que ha azotado los mercados durante los tres últimos años. Calzada, que clausuró las jornadas organizadas ayer por Bolsas y Mercados españoles sobre posibilidades de inversión en el Ibex, aseguró que 'es un buen momento' para invertir en empresas españolas, ya que su posición es ahora más sólida. 'El hecho de que haya pasado el río una parte del rebaño y que se hayan ahogado en él varias vacas da la impresión de que al otro lado esperan buenos pastos', ilustró Calzada.

'Mientras las compañías españolas saben que sus inversiones están en Latinoamérica, detrás de otras, como las alemanas, no se sabe ni lo que hay', ironizó el presidente de la CNMV.

Blas Calzada, que prefirió calificar como 'susto' las crisis que han vivido los mercados en los últimos años, se mostró decepcionado con la representatividad de algunos índices bursátiles paneuropeos, a los que recriminó el ser tan sólo el reflejo del comportamiento de los grandísimos valores.