Banca

Prodi advierte a la banca que no debe subir el coste de los giros sin comunicarlo al cliente

Las transferencias transfronterizas en euros dentro de la Unión Europea serán tratadas a partir de hoy como operaciones nacionales, de modo que los precios de unas y otras serán equiparados en todos los bancos de los Quince. La entrada en vigor de esta medida viene dada por la aplicación del reglamento europeo relativo a los pagos transfronterizos, que ya estableció en julio del año pasado la equiparación de los precios de los pagos con tarjeta bancaria y de los reintegros en los cajeros automáticos.

Bruselas señala que los bancos son libres de ejercer su política de precios, pero recuerda que 'ningún aumento tarifario puede tener lugar si el cliente no ha sido previamente informado'. Recuerda, además, que la banca se opuso a este reglamento porque los giros transfronterizos no representaban más que el 1% del total de transferencias, por lo que no es coherente decidir, dos años más tarde, que los giros nacionales que se cobran a algunos céntimos en junio de 2003 deben de repente cobrarse por varios euros en julio de 2003 y pretender que este aumento se debe a la entrada en vigor del reglamento.

En los últimos años, por una transferencia de 100 euros se pagaban como término medio 24 euros de comisiones. Por este motivo, la Comisión cree que la equiparación de precios va a provocar una caída considerable del precio de las operaciones transfronterizas, aunque reconoce que si un banco estima que debe compensar la pérdida de ingresos ligados a la introducción del reglamento aumentando el precio de las transferencias nacionales, el reglamento no lo impide. La Comisión tiene incluso cálculos de una posible subida en pagos nacionales en torno a los 0,25 euros.

'Las ventajas de la moneda única deben beneficiar a todos; éste es el objetivo del reglamento', ha señalado el presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi.

Esta normativa prevé que el respeto de sus disposiciones debe asegurarse mediante 'sanciones eficaces, proporcionales y disuasivas'. El reglamento se aplicará a las transferencias de un importe inferior a 12.500 euros. Para poder disfrutar de las ventajas que proporciona esta disposición, el cliente debe facilitar a su banco los códigos IBAN (número de cuenta bancaria internacional, en inglés) y BIC (código de identificación bancaria) del beneficiario. Por eso, a partir de hoy en todos los extractos bancarios figurará el IBAN y el BIC del titular de la cuenta.

El reglamento también se aplicará a operaciones con los países de la Unión fuera de la zona euro. Así, si una empresa belga envía un giro en euros a una empresa británica sobre una cuenta en euros, el emisor del pago costeará los mismos gastos que por un giro nacional.