Las empresas priman la calidad del consejo sobre la independencia

Los empresarios españoles creen que la figura del consejero independiente no es la panacea para asegurar el funcionamiento del buen gobierno corporativo. Así lo aseguró ayer el presidente del Círculo de Empresarios, Manuel Azpilicueta durante su participación en las jornadas sobre el buen gobierno de las empresas, organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo con el patrocinio del BBVA. 'Los consejeros independientes han sido el concepto estrella de los últimos tiempos. Parecía que con ellos se iban a acabar todos los problemas de las sociedades. Pero lo importante es que los consejeros sean éticos y buenos profesionales. La independencia es una actitud y un estado de ánimo, lo demás es hablar de humo', aseguró Azpilicueta.

También opinó así el presidente de Indra, Javier Monzón, quien considera que 'más importante que la composición del consejo o su distribución por tipo de consejeros es la calidad y dedicación de las personas que lo componen'.

El presidente de la comisión para el buen gobierno de las empresas, Enrique Aldama, señaló que la transparencia y los deberes de lealtad y diligencia deben ser el eje del buen gobierno, para lo que es importante lograr la eficacia de los consejos de administración. Para ello deben establecerse reglas que permitan seleccionar y evaluar a sus miembros.

Medir el buen gobierno

En este sentido, el presidente del Instituto Español de Analistas Financieros, Aldo Olcese, anunció que esta organización prepara un sistema de medición que permita evaluar la aplicación del buen gobierno en las empresas. El instituto entregará además un premio anual que distinguirá las empresas con mejores prácticas de buen gobierno.

La mayor parte de los participantes se mostró en contra de limitar el número de consejos en los que puede sentarse un mismo consejero, como ha hecho Inditex, que lo limita a cuatro.