Corrupción

La Fiscalía denuncia a Bravo y Vázquez por una operación urbanística de unos 6.000 millones

Son ocho personas las implicadas en este escándalo urbanístico que afecta a una de las localidades de Madrid con mas proyección de crecimiento. Se trata del ex alcalde del PP, Pablo Zúñiga, así como de su concejal de hacienda, Fernando Díaz Robles. También aparecen en la querella los constructores Francisco Bravo y Francisco Vázquez.

Además está querellado un técnico del ayuntamiento que se encargaba de manipular la documentación y otras dos personas que, a través de sociedades fantasma, se dedicaban a comprar miles y miles de metros cuadrados. Uno de ellos fue condenado recientemente por la Audiencia Nacional a 9 años de cárcel por tráfico de drogas.

Los delitos que se les imputan son muy graves: asociación ilícita, prevaricación, revelación de secretos y aprovechamiento de información privilegiada. La querella de la Fiscalía de Madrid incluye los delitos de cohecho, negociaciones prohibidas a funcionarios, maquinación para alterar el precio de las cosas y blanqueo de dinero.

Ganar un billón de pesetas

La trama se creó en el año 1999 para que la mayor parte del suelo de la localidad madrileña de Alcorcón quedase en manos de los especuladores. La Fiscalía sostiene que esta asociación ilícita encabezada por el ex alcalde del PP, Pablo Zúñiga, se dedicó a comprar cientos de miles de metros cuadrados a precio de terreno rustico.

Lo pagaban a unas 4.000 pesetas cuando después de la recalificación como urbanizable podía ascender a 70.000. Los beneficios serían mucho mayores al construir las viviendas libres y reducir prácticamente a cero las de protección oficial. Los investigadores creen que la operación, de haberse desarrollado según los planes de esta trama, habría alcanzado el billón de pesetas.

En la querella se afirma que esta trama ilegal estaba perfectamente organizada. Políticos, empresarios y técnicos se habían repartido los papeles para variar los planes urbanísticos de Alcorcón, comprar terrenos a bajo precio y edificar vivienda libre sin cumplir la normativa. Según la querella en esta localidad no se ha construido una sola vivienda de protección oficial en los últimos años.

Bravo y Vázquez, implicados

Francisco Bravo y Francisco Vázquez están implicados en una operación que afecta a unos terrenos que no eran edificables y en los que finalmente la trama consigue la autorización del pleno del Ayuntamiento para levantar chalets de lujo.

Los investigadores calculan que estas 1.600 viviendas de altísimo nivel podrían haber alcanzado en el mercado libre los 160.000 millones de pesetas. La querella sitúa esta operacion en unos terrenos conocidos como Campodon y en todos los tramites tiene una especial participación Francisco Díaz Moñux, condenado por tráfico de drogas en la Audiencia Nacional a 9 años de cárcel.