Estadísticas

España se sitúa a la cola de Europa en la sociedad de la información

Los años no han contribuido a estrechar la brecha que separa a España de sus vecinos europeos en materia de sociedad de la información. De hecho, está aumentando. Así lo constata el tercer informe de la Fundación Auna sobre desarrollo tecnológico y los datos que aporta.

Sólo Grecia supera a España como país comunitario con los peores indicadores de desarrollo de la sociedad de la información. Los datos del tercer informe de la Fundación Auna confirman que el recorte de inversión de las empresas y la reducción del gasto público en tecnología han frenado el avance en el último año. España 'no ha mejorado su posición relativa' en 2002 y continúa 'rezagada', en un proceso que, además, 'se ha agravado a lo largo del último año'.

De los ocho campos estudiados por los autores del informe para evaluar el desarrollo tecnológico de los 15 países de la Unión Europea, sólo en uno es posible ver a España en el grupo de los 10 primeros: la denominada Administración electrónica. A partir de ahí, España empieza a suspender. Es la última de la lista en gasto público en tecnologías de la información y comunicación, y penúltima en seguridad en la Red, Internet en las empresas e innovación.

La situación mejora un poco cuando se evalúan las infraestructuras, los usuarios de Internet y el desarrollo de la banda ancha, pero no lo suficiente como para sacar a España de su posición en el furgón de cola. Los líderes de la lista son los países nórdicos y la diferencia con respecto a España no hace sino ensancharse, según las conclusiones del informe.

Hasta el crecimiento del número de usuarios de Internet, que hasta ahora subía de forma imparable, se estancó en 2002, en franca contradicción con una evolución mundial que crece a tasas del 24%.

El Gobierno y las Administraciones públicas tienen la llave para solventar esta situación, explica Fernando Ballestero, director general de la Fundación Auna, pero también las empresas y, sobre todo, las pymes tienen que incorporarse a la sociedad de la información.

El informe de la institución que lidera el primer competidor de Telefónica deja, con todo, lugar para el optimismo. El dinamismo de la sociedad permitirá, antes o después, que España reduzca posiciones y ya existen indicadores positivos de esta tendencia. La utilización del móvil, por ejemplo, sitúa a los españoles entre los más adictos y también destaca el desarrollo de tecnologías alternativas como el wi-fi o el crecimiento del software libre.

Liderazgo en cibercafés

Entre las empresas, tampoco todo es negativo, ya que la banca ha hecho un importante esfuerzo por integrar Internet en sus procesos diarios y, a juicio de Auna, lo ha conseguido.

Para encontrar a España en una posición de liderazgo europeo, sin embargo, hay que acudir a una clasificación testimonial, aunque representativa: el uso de Internet desde los cibercafés.

En 2001, cuando la Fundación Auna publicó su primer informe sobre la sociedad de la información, los autores destacaron cinco retos a los que debía enfrentarse, y superar, España. 'Dos años después, los cinco retos siguen vigentes', concluye el documento referido a 2003. Queda pendiente, por tanto, insertar a España en la nueva geografía digital que se está configurando en el mundo, anticipar las necesidades de formación, potenciar la Administración electrónica, evitar el riesgo de brecha digital y favorecer el uso del español en la Red.