Las bolsas en el mundo

La inercia alcista se impone a la toma de beneficios

Unas cifras económicas mejores de lo previsto evitan que Wall Street trunque su escalada alcista

La sombra de la toma de beneficios planeó en Wall Street hasta el último segundo. No obstante, las compras se impusieron en los ajustes de cierre y Nasdaq (+0,13%) y Dow (+0,04%) terminaron en positivo.

Pese a que ayer los inversores estadounidenses tenían razones de mayor peso para apoyar la tendencia alcista -como el aumento mayor de lo esperado de la producción industrial en mayo y de las viviendas nuevas-, las excusas dadas por algunos expertos se contradicen con las oídas la víspera.

El lunes algunos analistas justificaban el notable avance de Wall Street por un posible recorte de tipos. Ayer, tras un repunte inesperado de la inflación subyacente en EE UU que mitiga la posibilidad de mayor relajación monetaria, los mismos expertos se felicitaban porque se alejan los temores de deflación.

Pero el chasco para los que jalean la cruzada alcista puede estar a la vuelta de la esquina. Llega el final del trimestre y con él pueden venir las primeras advertencias de beneficios.

Cara y cruz de la sesión. La farmacéutica Pfizer ganó ayer un 4,91% (el lunes subió el 4,6%) tras anunciar que en la lista de fármacos en cartera figura un medicamento altamente eficaz contra la adicción al tabaco. Pfizer, además, anunció que ganará más de lo previsto este año. Al mismo tiempo, la teleco AT&T cedió un 4,7% lastrado por una recomendación a la baja de Merrill Lynch, que situó el valor en neutral.

Microsoft (+2,23%) apoyó la tendencia alcista tras anunciar que ha llegado a un acuerdo extrajudicial con el Estado de Virginia para solucionar una demanda de abuso de mercado.

La mejora del índice Zew de sentimiento económico en Alemania, que creció en junio más de lo previsto y registró su quinto avance consecutivo, dio a los inversores del Viejo Continente nuevos argumentos para alimentar el tirón alcista que ya dura seis jornadas. No obstante, las ganancias se redujeron notablemente después de conocer las contradictorias cifras económicas estadounidenses y, al cierre, los avances no superaron el 0,7% en la mayoría de las plazas.

En una sesión muy parecida a la del lunes, los fabricantes de automóviles y la banca llevaron el peso del mercado. Si en la víspera fueron las expectativas de una pronta recuperación en EE UU, ayer lo que animó la cotización del sector automoción fue el leve ascenso del dólar ante la posibilidad de que la Reserva Federal no baje los tipos de interés. Renault (+5,72%) lideró las ganancias entre los fabricantes de automóviles, apoyado por Volkswagen (+2,55%) y BMW (+1,48%).

Entre los bancos destacó el repunte de Lloyd's (+4,44%), que se aprovechó de los rumores de una posible venta de activos y de una mejora de recomendación por parte de ING. Otro valor agasajado con buenas opiniones de los analistas, esta vez de Morgan Stanley, fue Allianz (+2,38%), que como el resto de aseguradoras mantiene amplias carteras en renta variable y se ha beneficiado del tirón del mercado en los últimos meses

La posibilidad de que EADS (+2,02%), la empresa fabricante de los aviones airbus se imponga a Boeing en la lucha por un pedido de Qatar Airways, impulsó a la francesa Lagardere (+5,19%), que posee el 15% de la compañía aeroespacial. En este mismo sector se rumoreó sobre una fusión entre las divisiones aeroespaciales de la francesa Alcatel (+2,67%) y la italiana Finmeccanica (+1,77%).

La Bolsa brasileña (-0,38%) registró ayer un bajo volumen a la espera de conocer hoy la decisión del Banco Central. La mayoría espera un recorte de tipos.

La Bolsa japonesa logró al cierre de ayer encaramarse por encima de los 9.000 puntos, un nivel que abandonó en diciembre del año pasado. El Nikkei subió un 2,19% gracias al empuje de las exportadoras, las más beneficiadas si la economía de EE UU sale del hoyo antes de lo previsto.